PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 4 de marzo de 2009

LA LÁMPARA DE VIGILANTE

Un vigilante de un grupo asturiano en 1974 con lámpara de casco y lámpara de seguridad.


La llegada a las minas de las lámparas eléctricas que sustituyeron a las de seguridad, y posteriormente las lámparas de casco que sustituyeron a las eléctricas, permitió que la figura del vigilante en las labores mineras adquiriera un singular protagonismo.
Fue el encargado de la seguridad del grupo de trabajadores a su cargo, y por tanto estaba obligado a llevar la lámpara de seguridad de gasolina. La más empleada en HUNOSA fue la fabricada por ADARO en Gijón, construida entera en latón.
Este vigilante, generalmente un minero picador, cualificado tras unos cursillos de preparación realizados en la mina imagen; en el parque de maderas de el pozo Barredo existía una de estas minas, lo ascendían a la categoría de vigilante.
En ese momento, a su lámpara de casco habitual, añadía la lámpara de seguridad y siempre escuchaba, después de su nombramiento, a sus compañeros que le decían: A partir de mañana a coger la lechera.
Este nuevo puesto era un objetivo profesional, que pocos mineros alcanzaban.
Publicar un comentario