PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 7 de diciembre de 2010

DESDE LA UNIÓN (MURCIA). ROGELIO: HIJO DE MINERO, COLECCIONISTA DE LÁMPARAS, AMIGO, Y AHORA CIUDADANO HONORARIO (1)


Intervención de Rogelio Mouzo Pagan, el día de su nombramiento como Ciudadano Honorario de La Unión:

Sr. Alcalde, dignas autoridades, Corporación Municipal, familia, amigos, publico en general, buenas tardes.

La mayoría de los que siempre fueron galardonados lo fué por sus logros profesionales, sus estudios, titulaciones, etc., con las que llevaron por diversos lugares el amor por su pueblo,

Mi actividad siempre la he realizado dentro del ámbito del municipio como otros muchos ciudadanos, realizando acciones más o menos altruistas, hechas fuera del ámbito profesional y sin esperar nada a cambio. En este sentido considero, que el que más meritos ha hecho de actos de desprendimiento y generosidad con la entrega de 40 años de trabajo y dándose a los demás, fue mi tío Antonio Pagan Lorenzo “El Hombre del Chorrillo”.

Hace meses que el Sr. Alcalde me comunicó en su despacho que iba a proponerme como “Ciudadano Honorario de La Unión”. Seguidamente mostré mi asombro, haciéndole saber que era algo que yo nunca esperaba de ninguna Corporación Municipal, dado que por mis posiciones políticas anteriores siempre estuve en contra de muchas de sus decisiones. El Sr. Bernabé dijo que él era diferente e insistió en la propuesta. Seguidamente acepté lleno de ilusión y gratitud.

También desde aquí mi agradecimiento a los que redactaron el expediente, al Pleno de la Corporación Municipal que la aprobó por unanimidad y, sobre todo, al más de medio millar de firmas de adhesión de personas y vecinos de toda clase y condición que la apoyaron. Esto si que me llenó de orgullo. Ante vosotros y sin querer pecar de inmodestia, asumo este galardón, diciendo para mi interior aquello del refrán: “Algo tendrá el agua cuando la bendicen”. Mil gracias para todos.

Perdónenme si hago una especial mención a mis padres Rogelio Mouzo Ayo “El Gallego”, niño huérfano que desde los cuatro años de edad tuvo que ponerse a servir cuidando vacas para unos amos en una pequeña aldea perdida en tierras de Coruña, el cual jamás pudo ir al colegio y, también a mi madre, Francisca Pagan Lorenzo, más conocida por Paca “La Zapatera”, los cuales me trajeron a este pueblo con 18 meses de edad y en el que llevo vividos 68 años. Aquí contraje matrimonio y en La Unión han nacido mis cinco hijos, que me han dado ya 10 nietos.

Al reflexionar sobre mi vida pasada, considero que para que yo naciera tuvieron que suceder infinidad de acontecimientos y circunstancias.

El más importante fué la tragedia de una cruenta guerra civil que partió en dos mitades a España “Roja y Nacional”, posibilitando en 1937 que un joven soldado gallego haciendo la mili en la otra mitad, cruzara toda España luchando con el llamado Ejercito Nacional en la Cuarta División de Navarra; tropas primeras que entraron en la comarca de Cartagena acuartelándose en La Unión, en donde conoció y contrajo matrimonio con una joven portmanense, de cuyo matrimonio nacieron cinco hijos. De ahí que considere que he sido un “hijo de la guerra”, pues sin ella no hubiera sido posible que mis padres se conocieran y, por tanto, mi propia existencia.

Aunque mi padre fuera parte del ejército que ganara la guerra, bien por su analfabetismo, su ignorancia, haberse criado tan solo o ser tan pobre, nunca disfrutó de su condición de “excombatiente vencedor”, y pasó la misma o iguales miseria y hambre que los que la perdieron. Conocida es la frase: “La guerra la ganan los ricos y la pierden los pobres”.
Sigue...
Publicar un comentario