PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 8 de marzo de 2013

"De señorito a señor" (18)

Fuente. Foto AVC.

... transmitía, permitió que alargasen su estancia en el líquido elemento mientras sus cuerpos no se arrugaron y quedaron helados de frío. El sol seguía luciendo.

En estas circunstancias, cuando salieron, se volvieron a tumbar en la arena, se abrazaron, sus cuerpos se juntaron y como no pudieron aguantar por más tiempo la necesidad mutua, esta circunstancia permitió a la Naturaleza cumplir sus leyes y ambos se amaron…

Tuvieron que regresar al agua a quitarse la arena de sus cuerpos. Esperaron que la brisa del mar los secara paseando, a pesar del frío que sintieron para conseguirlo, se vistieron y se acordaron de los bocadillos, los de este día de tortilla de patatas fueron degustados con apetito y cuando acabaron, con sus manos entrelazadas, volvieron por la arena seca hasta el callejo que debieran tomar; ya que la marea, entonces alta, recuperó parte de la arena que anteriormente estaba al descubierto.

Nos encontramos con ellos en el pórtico de la iglesia. A ambos se les notaba muy felices, creo que aun inconscientes de lo acontecido. Pedro y Francisco acompañaron a sus amigas como hacían todos los días y nosotras emprendimos el retorno a la casona.

Desde ese día creo que mi hermano fue otra persona distinta, pero empezarían las preocupaciones. Seguía estudiando sin descanso y aprovechaba las dos horas de las tardes libres de que disponía. Al día siguiente cuando se volvieron a ver, Sara estaba preocupadísima por las consecuencias que podrían acarrear las pasiones desatadas el día anterior. Lloró como una desconsolada en los brazos de su amado que trataba de consolarla. Sus besos la tranquilizaban un poco hasta que la idea le volvía a rondar su pensamiento. Así transcurrieron las tardes siguientes. Entonces ella, que dudaba al volver a Valladolid si debía empezar a prepararse para maestra en la Normal o para ser enfermera, quería que su amado le ayudara en la elección para no equivocarse. De esa forma, el tema que les preocupaba pasó a segundo plano temporalmente. Su futuro profesional pasó a ser tema prioritario. La Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos para él y el dilema planteado a la hora de escoger, para ella.



VI. FIESTA TEÑIDA DE LUTO



Volvió la romería en Castillo, volvimos casi todos y a Francisco y a Sara no les importó nada lo que pudieran decir o pensar los parroquianos que estaban alrededor del campo de la ermita y estuvieron toda la tarde bailando juntos, eso sí, bailando muy pegaditos, que yo los estuve vigilando.

Poco a poco los días fueron pasando, sólo quedaba una semana y las fiestas de San Emeterio y San Celedonio en puertas. Aquel domingo, sin motivo especial, acordamos quedarnos en la playa de Las Olas, tal vez para no perder el tiempo en el camino de ida y vuelta a la playa del Ris, pues las parejas ya formadas preferían estar juntas a caminar. Nadie objetó nada en contra, a pesar de que la costa presentaba un gran babero blanco, que nadie valoró como inquietante. Descendimos la cuesta que conduce a la playa por un sendero nos alejamos algo de la zona de las rocas que hay al inicio de la playa, quedando agrupados. Casi todos a la vez nos metimos al agua. Nada más tocarla, notamos cómo el retroceso de la ola, arrastraba la arena debajo de...
 
(Continuará...)

Si quieres conocer un pequeño argumento lee:

http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html  

Si quieres PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com
Publicar un comentario