PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 12 de agosto de 2013

"De señorito a señor" (40)


... en junio de 1919, excepto una asignatura. Se dedicaba los domingos a diseñar proyectos que le encargaban, con los que obtenía alguna ayuda económica. Después de los exámenes prosiguió con sus estudios y eventualmente estuvo trabajando en el despacho de una empresa de ingeniería. En agosto mis padres le autorizaron continuar sus investigaciones sobre las anclas en Valladolid, que tanto interés le despertaron el año anterior. En la capital del Pisuerga los enamorados fueron muy felices; además Sara, su madre y su hermana le confirmaron que irían a vivir a Madrid después del verano cuando ambas hermanas empezaran a trabajar en el hospital militar. Se presentó a los exámenes. Con los apuntes que los propios profesores publicaban sobre las asignaturas prosiguió sus estudios y de esta forma aprobó la signatura pendiente y otras dos del siguiente curso, por lo que con menos materias pudo continuar trabajando mientras proseguía con sus estudios desde octubre.

Transcurrido casi un año, los estudios avanzaron considerablemente y, cuando parecía que el destino los juntaba en Madrid e iban a ser más felices, surgen serios problemas para la pareja. Los horarios militares en el hospital son muy estrictos, deben de cumplirse a rajatabla. Por otra parte, mi hermano que estudia y trabaja a la vez, dispone de pocas posibilidades de maniobra para adaptarse a los horarios libres de Sara. No resultó lo mismo estar de vacaciones y disponer de un nido de amor, que la cruda realidad en Madrid, donde por la proximidad, prescindieron de las cartas, pero apenas se veían. Sus corazones se encontraban más alejados que cuando la distancia les separaba, a pesar de estar tan cerca geográficamente. Sólo en pocas ocasiones, cuando el asiento posterior del coche de nuestro padre, añadido a la complicidad de la noche les permitió reencontrarse, notaron la falta que se hacían el uno del otro. Esta circunstancia hizo renacer su profundo amor. Conscientes que no podían continuar así, no encontraban a corto plazo salida al largo túnel. Mi hermano tenía claro que sólo cuando obtuviese el título y encontrase trabajo estable, podría ofrecerle el matrimonio.

En estas duras condiciones para ambos, Francisco cree que tiene dominadas todas las materias que faltaban, y considera oportuno que debe de empezar a trabajar en la preparación del Proyecto Fin de Carrera. Lo comenta con Sara, quien lo acepta no con mucho entusiasmo, pero lo valoró como un mal menor, si terminaba los estudios, se casarían, como le prometió mi hermano.

En enero de 1921, por mediación de la empresa donde realizaba trabajos eventuales es contratado para prestar servicios en la Compañía Anónima de Obras Públicas, en la oficina sita en San Sebastián, en la calle Garibay 34, aunque continuaba siendo alumno de la Escuela de Caminos. Se debía poner a trabajar en la toma de datos y redacción de distintos proyectos y muy especialmente en los de abastecimiento de aguas y saneamiento de Santiago de Compostela, temática en la que basará su trabajo  con cuyo proyecto dio por concluidos sus estudios en ese curso 1921 - 1922.

Este trabajo implicaba un nuevo destino que volvía a separar a los enamorados. Su compañía le desplazó a la ciudad gallega del Apóstol donde le pagaban la comida, la...
  
(Continuará...)
Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html

Si quieres PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com
Publicar un comentario