PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 15 de noviembre de 2013

"De señorito a señor" (54)

... todo el cuarto, excepto en una tira de color marrón paralela a la puerta que continuaba por todo el perímetro formando un espectacular cuadrado muy grande. Cerca de mis pies coincidiendo con el centro de la estancia; también con este último tipo de mármol, se distinguía un mosaico que asemejaba la disposición de las hojas de una flor estilizada con cuatro pétalos grandes, otros cuatro pequeños y un doble círculo en el interior. Las paredes de alabastro de color crema, formaban un zócalo en la parte inferior con grandes cuadrados, que se distinguían unos de los otros por las tiras de mármol blanco que los separaba, a pesar de estar juntos. El dibujo con el mismo doble círculo del suelo en mitad del aposento se repetía en el centro de cada uno de estos cuadrados. Tiras de alabastro gris separaban, dos de mármol blanco y otra de doble tamaño, de color naranja, que se alternaban sobre el zócalo. Por encima de éstas, aparecían en la decoración de las paredes grandes rectángulos cuya base era el lado más corto, uno seguido de otro, enmarcados con tiras de alabastro gris, donde diversas tonalidades se podían admirar en su interior. Parecían ventanas opacas y llegaban hasta un friso con fondo azul que rodeaba toda la estancia en las proximidades del techo antes de llegar a la cornisa. Se intercalaban figuras dibujadas con formas estrelladas y semilunares, todas doradas, y que parecían una continuidad de la cabecera de la cama, en bronce dorado, donde la escultura  de una figura femenina con un gran laúd en la mano presidía la estructura de un marco que contenía un lienzo en forma de una gran elipse y ocupaba casi todo el frontal. La figura de un joven con una vela en la mano y un pañuelo rojo en la otra, ostentaba todo el protagonismo. Parecía que esperaba por mi despertar.

Me resultó muy agradable tomar un baño de agua caliente en la bañera de alabastro esculpido con patas de león, guirnaldas de flores y delfines en su exterior, que formaban un armonioso conjunto al lado del tocador y lavabo, colocados en lugar discreto en una esquina, junto con un biombo con escenas chinescas dibujadas con nácar incrustado en madera negra. Un gran armario de caoba ocupaba la otra esquina completando el mobiliario de la alcoba.

Traspasé la puerta y me encontré con un ancho pasillo. Los dibujos del suelo seguían la dinámica de la habitación con otros diseños, pasando los cuadrados del zócalo a ser grandes rombos. Un diván ocupaba una esquina y llevaba incrustaciones de plata. Una mesa de nogal sostenía un reloj francés de sobremesa con esfera blanca y números romanos estaba colocado delante de un gran espejo con marco dorado. Una escalera ascendía hacia el piso superior, estando las paredes por encima de los zócalos tapizadas de telas, y otra descendía a la planta baja. Opté por descender. Tenía una alfombra roja, paredes de colores con diferentes tipos de alabastro y pasamanos, que cuando llegaba al piso inferior soportaba un gran jarrón preparado para sostener ocho grandes velas. Todo el conjunto, del mismo material que las paredes, estaba finamente trabajado. Al pisar la planta baja, el color de los mármoles claros del piso superior se transformaban en el recibidor en un mosaico de dibujos, flores y arabescos confeccionados con mármoles de colores más vivos. El color negro se utilizaba como complemento en muchos diseños. Una enorme lámpara de cristal con cientos de lágrimas colgaba en el techo de la entrada. Dos jarrones de flores...

(Continuará...)

Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html

Si quieres PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com



Publicar un comentario