PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 11 de abril de 2014

"De señorito a señor" (75)


San Luis de Potosí, mas allá de Catorce,  donde estuvo con la camioneta a llevar pescado. De esa forma, siempre tendría el producto de la calidad que precisara y sin intermediarios. Añadió que tenía poca importancia que empezara su faena en la mar unos días después, pero ya cuando se dispusiese de este producto que faltaba en el tendejón y la tejavana. Quedó muy satisfecho tras escucharle, y le pidió que le adquiriese al menos una docena de caparazones de las grandes tortugas que como trofeos se conservaban en algunas cabañas. Su tamaño era enorme, casi gigantesco para el montañés cuando le llevaron a ver uno. Estando vivas se necesitaban más de diez hombres para transportarlas, ayudados por pértigas. Tomás le contestó que las conseguiría sin tener que pagar por ellas. Le señaló el lugar donde las quería en los dos locales. Se utilizarían para preparar en ella salmuera donde metería a los peces capturados y las tiras de carne de tortuga y peces de mayor tamaño durante más tiempo.

Pidió a Gloria, antes de acostarse, que le acompañara a la mañana siguiente, y vistiera ropa con colores discretos, pues se marchaban de viaje. Tomás ya estaba levantado y escuchó un nuevo encargo cuando ambos estaban subidos en la cabina de la camioneta:

-Prepárame una boda a la española para cuando regresemos. Tu esposa y tú seréis los padrinos.

Gloria confiaba en la promesa de que se casaría con ella, no sabía dónde, ni cuándo, y ahora al escuchar lo de a la española quedó desconcertada.

XIX. LA BODA A LA ESPAÑOLA

Tomás le informó, antes de formular la petición de matrimonio a Gloria, con algunos detalles y precisiones las costumbres de las bodas en La Aldea con ritos paganos, pues legalmente continuaba casado. Su esposa residía en el convento de Ajo y por la iglesia no podría volver a hacerlo. Uno de los más viejos habitantes del pueblo, el santero, reconocido como brujo y curandero, respetado por todos los del lugar, se encargaba del ritual en los casamientos. Añadió:

- Consiste en que los novios, vestidos con una túnica blanca, llevan una manta cada uno por encima y les acompañan todos los invitados tras ellos hasta la casa del oficiante. Llegados a su presencia, el oficiante toma por la mano a los contrayentes y les pregunta si se quieren casar. Conocida la voluntad de ambos, ata la manta del novio y la de la novia, haciendo un nudo. Así unidos los lleva a la casa de ella, donde tienen un fogón con fuego encendido, y a continuación la novia debe de dar siete vueltas alrededor de aquel fogón. Dadas éstas, se sientan juntos en una sábana blanca nueva, estrenada y preparada para la ocasión. Los dejan solos y consumen el matrimonio. En dicha sábana deben manifestarse las muestras de la virginidad de ella, lo cual entre los importantes y los señores era muy mirado y celebrado. Y si parecía no ser virgen, para que se reconociese su mal recato, tanto suyo como de sus familiares, horadaban los cestillos con los que daban la comida a los invitados para que tomaran conciencia de cómo ha ido la novia al tálamo. Lo cual sería muy sentido por los familiares de la novia que lloraban; pero si estaba como debería de estar, se...

Continuará...

Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html

Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com
 
Publicar un comentario