PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 27 de junio de 2014

"De señorito a señor" (86)


quince mil pesetas anuales, incluyendo además con el contrato el pasaje de ida y vuelta a Veracruz, en México y una partida de dos mil pesetas en concepto de gastos.
Espero ser beneficiado con su respuesta.

                S. S. Q. B. S. M.

                Gloria Alba


                                                          *****
Francisco siguió ocupándose de supervisar su proyecto en la obra que estaba realizándose en Oviedo. Estando en La Villalonga, en junio de 1927, recibió el nombramiento, que estaba esperando, de Ingeniero tercero del cuerpo de Caminos, Canales y Puertos con un sueldo de seis mil pesetas anuales.  En el mes de junio toma posesión en la Jefatura del Ministerio de Obras públicas en Pontevedra. Junto con su esposa van a vivir a un pequeño piso alquilado en las proximidades de la iglesia de la Peregrina de la capital gallega. Para poder viajar hasta Navia, donde la abuela de Sara, con problemas de salud, siempre esperaba ansiosa la llegada de su nieta, adquirieron un Citroën, en cuya parte trasera, adosada a la carrocería, destacaba la rueda de repuesto. Les resultó desde entonces más sencillo los desplazamientos que les permitieron conocer las preciosas rías gallegas cuando les fue posible.

El nuevo trabajo, más burocrático que técnico, le permitía además realizar proyectos para sus antiguas empresas, que periódicamente le encargaban. Una vez diseñados eran ejecutados por otros ingenieros. Sus honorarios le permitían llevar una vida económica muy desahogada.

El matrimonio aprovechaba, siempre que podía, desplazarse hasta Combarro, pueblo marinero próximo a la capital pontevedresa donde enseguida llamaban la atención e impresionaban la cantidad de hórreos de piedra construidos al borde de la ría de Pontevedra. Estas construcciones destacaban con especial belleza en las puestas de sol. Solían acudir a una taberna donde los atendían en una pequeña azotea con vistas a los hórreos y a la ría. Les preparaban unos menús exquisitos: pulpo a la gallega, arroz con almejas, nécoras y centollos, sin olvidar el caldo gallego o las patatas con huevos fritos y los renombrados pimientos de Padrón. Siempre eran recibidos con un plato de vieiras, muy de su gusto, acompañadas con un buen Ribeiro blanco. Paseaban por las angostas calles del pueblo jalonadas de cruceiros, pronto se convirtió este lugar en el preferido, a donde más deseaban acudir, por lo bien que les trataban, la exquisitez con que preparaban las comidas, porque les quedaba cerca; y les resultaba muy cómodo desplazarse hasta este pueblecito en el coche.

Cuando disponían del día entero, solían ir a pasear por la playa de La Lanzada y luego iban a degustar el pescado de roca, una buena lubina o la gran variedad de mariscos a una taberna en El Grove. No dejaron de visitar Villagarcía de Arosa cuando estuvo en fiestas, y donde las ostras, acompañadas de un buen Albariño blanco, se degustaban como tapa en todas las tabernas. En alguna ocasión a bordo de un pequeño bote iban a pasar el día en la isla de Arosa y comían en el pequeño pueblo de pescadores. Para bañarse solían escoger la playa de Sangenjo.


Continuará...

Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html

Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com

Publicar un comentario