PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 21 de noviembre de 2014

"De señorito a señor" (107)


surgió tras la entrega del regalo de Tadeo le haría reflexionar de forma permanente todas las noches. No encontraba respuesta. Pronto Gloria se percató que con la llegada del cachorro a la casa, desde que llegó le acompañaba a todas partes, notaba cambiado a su marido. Pensó que igual sería conveniente tratar de alejar algo al cachorro de su esposo; y a tal fin, le preguntó si no sería bueno llevarlo a una de las tejavanas o de los tendejones y ponerlo al cuidado de alguien. Dionisio respondió que no. Le explicó qué significaba Suri, el primero, y por qué se tuvo que deshacer de él sin profundizar en detalles. En esta ocasión, no tenía rencor a nadie, salvo a él mismo, y no podría justificar una nueva separación de su cachorro. Viviría con él y en su casa. Gloria, como siempre complaciente, no se interesó ni insistió en conocer la historia del perro, lo admitió a su lado como si fuese un hijo adoptivo, porque era lo que quería su marido a quien tanto amaba.
                   
                    *****

A Francisco le surgían ofertas para realizar trabajos en empresas que tenían sus oficinas en Madrid. Desde Orense eran muy difíciles los desplazamientos y tanto él como Sara estaban deseando cambiar de destino, nunca se llegaron a adaptar a la ciudad. Añoraban volver a Santiago o a Pontevedra, como mal menor estaban dispuestos a ir a vivir a Madrid, donde le requerían. Tomó la decisión de pedir ayuda a un amigo de Bilbao, Pedro, con quien coincidió cuando estaba en la empresa de San Sebastián y le redactó la siguiente carta:

                    Sr. D. Pedro Partagas.
                    Compañía Anónima de Obras Públicas
                    Paseo de La Concha s/n
                    San Sebastián

                    Orense, 15 de diciembre de 1931

Querido amigo:

Estoy en un proyecto, aislado, cansado y deseoso de concluirlo para poder salir de Orense en cuanto llegue el ascenso; pero se retrasa en exceso, sin conocer exactamente los motivos.
Conozco que existe una vacante en la División de Ferrocarriles de la capital de España y por escalafón tengo derecho a ocuparla.
Te pido, como buen amigo, hagas llegar mi situación hasta donde lo estimes conveniente para que se aplique lo que en justicia y ley me corresponde.
Gracias por anticipado por el interés con que estoy seguro tomarás mi petición de ayuda.

            Cordialmente.

                        Francisco.


Pedro Partagas, a su vez, redactó otra carta que remitió a Bilbao para que otro amigo suyo hiciese llegar la petición al ministro de Obras Públicas en Madrid:

Continuará...
Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com

Publicar un comentario