PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 12 de diciembre de 2014

"De señorito a señor" (110)


...solvente del país, siendo el mayor prestamista del estado mexicano y… no podía pisar, por convencimiento propio, la tierra que le vio nacer…

El negocio del pescado ya tenía poco recorrido para crecer en La Aldea, pero continuaba siendo una apuesta segura. En este campo los hijos de Ramiro y Navarro serían una garantía de futuro de la empresa. Más preocupado estaba por los técnicos necesarios para que no decayese la prosperidad en las fundiciones, mientras la explotación de las minas fuese rentable. No tenía continuidad, ni repuesto, en caso de necesitar sustituir a Domingo, adaptado muy bien a la vida mexicana, que había formado familia en Catorce. No dudó en pedir a Gloria que le acompañase a su despacho para redactar nuevo escrito al director de la Escuela de Minas de Madrid, pidiendo la contratación de ingenieros de minas, entre los tres primeros de cada promoción. El director de Madrid, a punto de jubilarse, aun permanecía al frente de la Escuela; y cómo no, recordaba la generosa propina recibida cuando propuso a Domingo para la Mina “La Gloria“ donde tan buenos éxitos profesionales obtuvo desde que llegó. En el escrito le daban todo tipo de detalles sobre el acierto en la elección, porque además de recuperar enseguida el filón que permitió continuar la explotación con criterios técnicos y contribuyó a aumentar mucho la producción en escaso tiempo, puso en marcha todas las concesiones que tenían adjudicadas, recomendó la adquisición de otras nuevas a Dionisio y en todas aquellas minas tenían ahora contratados a dos mil quinientos mineros bajo su responsabilidad. Llegado este momento, consideró oportuno liberarle un poco de tanto trabajo y responsabilidad. Le anunció que pretendía poner a otros tres ingenieros bajo sus órdenes, pues la actividad no paraba de crecer. Domingo sugirió que fuesen especialistas en laboreo de minas y metalurgia. En aquella época los ingenieros eran especialistas en casi todo y salían muy bien preparados. Ganaba veinte veces más de la cantidad por la que fue contratado y aparte  participaba en un dos y medio por ciento de todos los beneficios de las minas. En las mismas condiciones estaba el encargado de la fundición en cuanto a sueldo y, participaba en un tanto por cierto en el reparto del negocio. A los mineros y a los obreros de la fundición les hacían participar directamente en los beneficios y todos estaban encantados de formar parte del personal de Mina "La Gloria". Dionisio consiguió formar una gran familia que funcionaba como un gran equipo.

Se envió la carta al director de la Escuela de Minas de Madrid, acompañado del sugerente contrato ofertado, firmado por Gloria. Para esa fecha la peseta estaba muy devaluada, tanto, que al cambio los pesos ofrecidos se convertían en un pequeño tesoro. Difícil negarse a firmarlo si alguien tenía la suerte de que le pusieran delante este documento para trabajar; teniendo en cuenta además, la grave situación política en Madrid y el resto de España, donde existían muchas posibilidades de que estallara una guerra.

Transcurridos casi dos meses desde que escribió Gloria al director de la Escuela de Minas de Madrid, supieron que aceptaron los tres primeros de la promoción del año 1933 y otro de la anterior.

Tras enviar los pasajes del trasatlántico que zarpaba desde Vigo hasta el puerto mexicano de Veracruz, acompañados de pagarés para los gastos, similares a los enviados en ocasiones anteriores, embarcaron en el puerto de la ciudad gallega y a su...

Continuará...
 
Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com

 
Publicar un comentario