PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 19 de diciembre de 2014

"De señorito a señor" (111)



... llegada el matrimonio fue a recibirles. Uno de ellos, Gilberto, tras pasar dos días en La Aldea y antes de partir para Catorce, pidió quedarse unos días más para analizar unas aguas negruzcas que había observado cuando, apurado, bajó del coche a hacer sus necesidades fisiológicas y bajo sus pies vio emerger un fango negro en las proximidades del pueblo. En Tampico se explotaban yacimientos de petróleo, y Dionisio no puso inconvenientes en aceptar la petición, anunciándole que entonces tendría que ir en la cabina de un camión del convoy de pescado a las minas donde iba destinado. No puso ningún reparo este ingeniero, y los otros  partieron en automóvil hacia su destino donde les esperaba Daniel. Uno pasó inmediatamente como ayudante de Domingo y los otros dos a las fundiciones.

Se volvía a cumplir el dicho popular de que dinero siempre llama a dinero… Gilberto llega a la conclusión de que aquel fango negro contenía petróleo en una proporción muy grande. Se lo explica con todo tipo de detalles a Dionisio que, sin pensárselo dos veces, como tenía noticias de la existencia de importantes yacimientos petrolíferos en Texas y para no levantar sospechas entre los productores de Tampico, lo envía allá para que ratificara con certeza su hallazgo y, si estaba en lo cierto, le trajera un informe de los materiales necesarios para iniciar las perforaciones, previas a la explotación, si procedía.

El ingeniero, a su regreso de Texas, le sugiere que invierta en un equipo de sondeo de un pozo de petróleo, previo a la instalación de una torre de extracción. Muestra un presupuesto que elaboró durante su estancia en los yacimientos petrolíferos visitados  y se lo pone en la mano.

Sin abrir los papeles, se detiene frente a él, le mira a los ojos y le pregunta:

-¿Estás seguro que lo que has analizado es petróleo?

Un poco abrumado por la responsabilidad que entraña la respuesta, pero seguro de no equivocarse añade:

-Seguro en esta vida es que tenemos que morir, todo lo demás son hipótesis. Mi opinión profesional, basándome en los análisis que realicé aquí antes de partir a Texas, que se repitieron allá, fueron positivos. El petróleo está presente en gran proporción.

Dionisio ya está en su salsa y pasa al ataque:

-Entonces, compra equipo y torre para el pozo y que tengan preparadas otros cinco para cuando sea una evidencia. Tu te harás cargo de dirigir el sondeo.

Gilberto le hizo una precisión:

-Le recomiendo que haga gestiones para denunciar y ampliar su concesión según el plano que le voy a entregar antes de iniciar los trabajos, no vaya a ser que se levante la liebre y la cace otro.

Ante tal aseveración, se quedó pensativo y pidió a Gloria, que permanecía en silencio...


Continuará...
Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com
Publicar un comentario