PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 11 de febrero de 2015

"De señorito a señor" (119)


... la contienda y no la conocían. Pasada la novedad, la intranquilidad permanente sufrida cuando estaban en el hospital, los paseos por el Madrid de los Austrias, la estancia en la capital se convirtió para ellos como una nueva luna de miel. Pasada una semana la preocupación fue en aumento por no dar con la inglesa y cambiaron de estrategia. En vez de retirarse por la noche tan pronto a su nido de amor, empezaron a alternar con la alta sociedad que todas las noches acudía a cenar al hotel, presuntuosa de haber ganado la guerra y deseosa de conocer gente importante de fuera de España, tan escasa en aquellas fechas por Madrid. Una noche, un señor ya mayor, impecablemente trajeado, daba la sensación que debería tener algo que ver con el hotel, ya que siempre ocupaba la misma mesa en el salón, se acercó hasta donde estaba sentado el matrimonio. Seguro que alguien le informó de que andaban preguntando por Ruth. En la intrascendente conversación que mantuvieron, en un momento puntual, sin haber tenido tiempo a tomar asiento, el interlocutor cambió el tono de voz y les preguntó:

-¿Para qué buscan a la Sra. Clews? Es un alto cargo falangista en Madrid.

Al escuchar pronunciar este apellido, Goyo le invitó a sentarse con ellos. El desconocido no aceptó, pero bajando más el tono de voz, añadió:

-Dicen las malas lenguas que es la querida de un ministro del gobierno. 

Discretamente tras ese anuncio se retiró y volvió a ocupar el asiento donde siempre le habían visto. En señal de agradecimiento Goyo pidió al camarero que le invitara a una consumición. Cuando éste le volvió a rellenar la copa con el  licor que bebía, los miró y la levantó en señal de brindis y agradecimiento. Pagaron las consumiciones y el matrimonio abandonó la sala.

¡Por fin! Tenían la pista que buscaban. Desde la misma recepción del hotel envió el telegrama que ponía al corriente a Dionisio de las gestiones realizadas: 

“VIVE CON MINISTRO NUEVO GOBIERNO. GOYO”.

 Al día siguiente recibieron la respuesta con instrucciones concretas, que ejecutó al instante:

“MANDA UN ESCRITO AL MINISTERIO DIRIGIDA A RUTH CLEWS DONDE ESCRIBAS SIMPLEMENTE: DIONISIO QUIERE SALUDARTE EN EL RITZ“.

Esta escueta respuesta no necesitó una larga meditación por parte de Ruth, quien al leer el telegrama, quedó sorprendidísima, consciente de ser la única persona en España que conocía la manera como intentaría huir pero, sin noticias suyas, ahora sabía que lo había conseguido. Lo que decía el telegrama no podía ser mentira y esperaba encontrarlo en persona, por ese motivo aceptó y dio órdenes al subsecretario para que preparara el encuentro para la tarde siguiente.

Continuará...

Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com
Publicar un comentario