PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

jueves, 19 de febrero de 2015

"De señorito a señor" (124)


En ambos lugares se desarrollaba la actividad cultural y de ocio. Tenían un programa de actuaciones por las noches los sábados o los domingos a medio día, durante el mes de agosto. Lo más selecto solía acudir, entre ellos estábamos Sara, Francisco y yo, invitada suya. 

Los tres fuimos las personas escogidas por ella, con quienes Ruth más confraternizó todo el mes de agosto; sobre todo desde que en una conversación salió el tema de las vacaciones en Noja, donde coincidimos casi en la misma época, la inglesa llegó al año siguiente de las vacaciones en que mi hermano y mi cuñada se hicieron amantes. Debía guardar las formas y conseguir que no se enterasen de haber formado parte del servicio en casa del padre del Señorito. Lo intentó cuando en un momento puntual salió en la conversación la pérdida de nuestra amiga mientras se bañaba en la playa de Las Olas. Recordó que el año que estuvo ella, la gente cuando veía que la mar estaba peligrosa para el baño, después de dar todo tipo de detalles, añadían para meter miedo:

- No te vaya a pasar lo mismo que a Mª Antonia, que se la llevó la mar. 

Siempre que coincidíamos estábamos juntas, sobre todo nosotras, aunque mi hermano en numerosas ocasiones nos acompañaba. Nos agradaba recordar lugares, fiestas y acontecimientos vividos hacía mucho tiempo en aquel otro pueblo costero montañés y que tan gratos recuerdos traía al matrimonio. También a la inglesa y a mí. Ninguno, por más que lo intentamos, la recordábamos de nuestras vacaciones en Noja. Algo aparentemente ilógico, pero eso ocurrió en aquellos momentos.

La inglesa, como era norma desde siempre, no tardó en hacerse notar. Su esbelta silueta le permitía seguir luciendo sus vestidos con maestría, que junto con el complemento de sus joyas fueron comentario frecuente en las mesas donde se desarrollaban los juegos y partidas. Gozaban de gran tradición entre las señoras, además del mus y la escalera, las damas y el parchís. Mi hermano siempre jugaba al ajedrez. Todos conocían el motivo de su estancia en Navia, y contrastaba su elegancia en estos actos con el recatado uniforme militar que se ponía cuando cumplía su misión al visitar los campamentos hasta donde se desplazaba dos o tres días todas las semanas, rotando los lugares en sus viajes.

Aquel mes de agosto Luis S. Malingre fue el encargado de dar los cuatro conciertos al piano en la sala del Liceo, acompañado, cuando era preciso, por la solista María Verganza Cifuentes. Comenzó el primer sábado a las nueve y media de la noche. Era preceptivo disponer de invitación para asistir. En la misma venía impresa toda la programación. Para ese día señalaba: 

PROGRAMA

1.- El baile de Luis Alonso. (intermedio)…………. Jiménez.
2.-.Traviata (Fantasía)……………………………… Verdi.
3.- Danza V …………………………………………. Granados.
4.- El Conde de Luxemburgo (selección) ……….. Franz Lehar.
5.- La Granjera de Arlés (selección)……………… Rosillo.


Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com

Publicar un comentario