PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 18 de marzo de 2015

"De señorito a señor" (135)


...expansionistas. Recién terminada la guerra, la gente estaba muy preocupada y a la defensiva por los últimos movimientos de tropas rusas, el miedo de que Alemania, aliada de Franco, entrara en guerra para devolver los favores y nosotros detrás en su apoyo. 

Empezaba una nueva etapa en sus vidas. Mi hermano y su esposa cobraron los fondos del pagaré recibido antes de viajar a Vigo a finales de octubre de 1939. Ricardo, compañero de profesión y amigo de Francisco, los hospedó en su casa en la ciudad gallega y los llevó hasta el puerto donde embarcaron en un vapor con destino a Cuba, que hacía escala en Puerto Rico. 

En posesión de los pasajes y antes de que zarpase el vapor enviaron un telegrama a La Aldea anunciando el día y la hora de llegada prevista a Puerto Rico, dando a conocer que enviarían nuevo telegrama desde San Juan, ya en tierra americana.  



XXVIII.  HEREDEROS

El ingeniero para construir el puerto que buscaba Dionisio llegaría pronto, por lo que se puso a trabajar inmediatamente como siempre hacía cuando un nuevo proyecto se cruzaba en su camino. Tenía otra idea que le obsesionaba: Localizar a su familia para nombrarla heredera tras su muerte, pues tenía bien presente las palabras de su abuelo: El que dé lo que tiene antes de la muerte, merece que le den con un canto en la frente.

Tiene tanto dinero que no sabe qué hacer con él. No tiene hijos, pero sí sobrinos. Los invitará a todos a que vayan a conocerlo. Recordaba el nombre de los diez y pidió a Gloria que empezara a redactar el mismo escrito para cada uno. Debería cambiar en el texto sólo el nombre de la sobrina o sobrino a quien iba dirigido y corregir el género de las palabras cuando fuera preciso y detalles de este tipo. Le dictó los nombres de los diez sobrinos que apuntó en papel aparte. Empezaría por el mayor, el último de la lista. Tenía trabajo para toda una mañana, pero lo hacía con gusto; pocas veces le pedía redactar cartas, solamente cuando pretendía que el contenido no quería fuese conocido por su escribiente habitual. Le surgía un nuevo contratiempo con el que no contaba: La guerra en Europa se acababa de iniciar y pocos vapores hacían viajes a América desde España.

A pesar de que no tenía certeza del lugar exacto donde vivirían, por el apellido no resultó difícil al cartero de Noja encaminar las dirigidas a hermanos o primos que residían en otros lugares, algo que ayudaron a hacer los que vivían en Noja con gusto, tras leer el contenido de las suyas:

La Aldea , 25 de febrero de 1940

Querido sobrino Cosme:

A alguno de vosotros os conozco de cuando erais muy chicos, antes de abandonar yo Noja. La más pequeña entonces creo que era Anita y recuerdo a Antolín, Roberto, Virginia, Manolito, Carmina, Lola, Isabel, Gonzalo y a ti, el mayor.
Continuará...

Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com

Publicar un comentario