PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 6 de mayo de 2015

"De señorito a señor" (154)


Domingo respondió lo difícil del cálculo sin otras variables, sin ningún estudio previo, pero le adelantó que entre seis meses y un año. Tendrían que añadirse otros dos meses para recubrir con ladrillos las paredes del túnel. Al escucharlo, el montañés cerró los ojos y lo vio construido. Debía de esperar, pero estaba en el buen camino. Mi hermano consiguió detenerle un poco este optimismo:

Mire Vd., no debemos apresurarnos. Deben pasar los temporales invernales y estudiar el comportamiento de las dunas, las mareas y los vientos. Cuando tengamos seguridad en todas estas variables, y otras muchas, procederemos. 

   
               *****
Las gestiones que realizó la hermana de Sara para encontrar un médico, no tardarían en fructificar. Cuando el suculento contrato llegó a sus manos, se lo enseñó a uno de los médicos, Braulio, con quien más confianza tenía. Conocía a mi cuñada y a mi hermano. Dudaba que Raquel, su esposa, aceptase emigrar, pese a no tener familia. Trabajaba de enfermera en el mismo hospital que su marido, pero ante tan suculentas condiciones económicas, resultó muy difícil resistirse. En cuanto supo que ellos estaban allá y mi cuñada estaba al frente del dispensario a donde deberían de ir,  con la que había coincidido en el hospital militar, no dudaron en aceptar. Devolvieron rubricados los documentos y empezaron a arreglar papeles para conseguir los pasaportes a fin de que estuviesen listos cuando llegara el pagaré para los gastos y los pasajes para embarcar desde Vigo.

              *****
Un fuerte temporal con viento Sur, muy común en el Cabo de Ajo, derrumba  la torre de la iglesia del convento donde permanecía Asunción, esposa de Dionisio. Al ocurrir por la noche, la iglesia estaba cerrada y no se encontraba nadie dentro ni en los alrededores, sólo hubo daños materiales. Pero la penuria económica afloraba por todas partes, se carecía de lo más necesario, y se vivía con muchas estrecheces, lo que impedía la ejecución de las obras necesarias para poder proseguir con el culto. A Cosme le llega la noticia, y sin pedírselo nadie se desplaza a Ajo, comprobando in situ los daños. Después los describe en una carta a Dionisio poniéndole al corriente de lo acontecido con todo tipo de detalles. 

A vuelta de correo, recibe una letra girada a su nombre, pagadera en una oficina del Banco de Santander, por una cantidad que le pareció desorbitada, además de agradecerle de corazón que le haya puesto al corriente de los hechos. Añadió que le avisara para hacer lo mismo en casos similares o necesidades apremiantes que conociera en Las Siete Villas. La letra venía en un sobre con un escrito que la acompañaba con instrucciones concretas para su sobrino:

Debes envolver todo el dinero en paquetes, comprar un cesto donde quepan todos, y taparlos con un mantel de cuadros de forma que parezca que dentro lleva alimentos. Luego tomas un papel y escribes: 
Continuará...

Si quieres conocer un pequeño argumento lee: http://lucesenlasminas.blogspot.com.es/2012/11/de-senorito-senor-un-poco-del-argumento.html
Si lo que te apetece es PATROCINAR o suscribirte para adquirir un ejemplar de la obra, se precisan previamente 150 suscripciones para publicarla, ponte en contacto conmigo: vilela@resellos.com
Publicar un comentario