PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 6 de julio de 2009

DE COLECCIONISTAS A ALMACENISTAS DE LÁMPARAS DE MINA


En una cena, la señora de un coleccionista alemán, no el de ayer, otro que mostré sus lámparas hace unos días; como ocurre en mi casa con la mía, decía, que con cien serían suficientes…

Pero claro, hablando en primera persona, al principio te valen todas, posteriormente las que son difíciles, aunque las tengas, te sirven. Mi amigo Pepín, en Galería Minera, de Gijón, tiene muchas lámparas de seguridad Adaro repetidas y en el Museo de la Minería, ocurre algo similar con las lámparas que fueron de Paco el Ferreru

El problema que se va planteando es que con el paso del tiempo, casi se van reproduciendo como las setas, y claro… no hay lugar en casa donde no vayan desplazando a otros objetos. Resumiendo que nos pasamos….

La solución es sencilla de expresar, difícil de poner en práctica. Coleccionarlas, no almacenarlas con el siguiente criterio: Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

El sabio francés La Fontaine también lo decía:
Obras que muy largas son.
Cansan mi escasa paciencia;
Lo que busco en conclusión,
De una materia es la esencia.

He de reconocer que a mi me resulta imposible. Además en Asturias no tenemos un mercado o un intercambio fluido entre los coleccionistas, ya que al final se repiten 20 modelos y si no tienes conocimientos un poco más avanzados, es difícil centrarse en otras cosas y lo que suele venir de fuera suele ser la morralla (lo malo), no los piezones, por razones obvias…
Publicar un comentario