PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 5 de junio de 2019

Homenaje a Luis Jesús Llaneza



Excelentísimo y Magnífico Sr. Rector. Autoridades. Señoras y Señores. Amigos todos.
Quiero mostrar, en primer término, con la emoción que embarga mi ánimo, el más sincero e infinito agradecimiento a las personas e instituciones que han determinado la inmerecida distinción que hoy se hace a mi persona con la dación de mi nombre al aula de grados de este centro: Al Colegio de ITT. de Minas por su propuesta (personalizado en el Sr. Decano y Junta Directiva, extensible a todos los compañeros), y a la Junta de Escuela que, en sesión de 19 de marzo pasado, dio su generoso beneplácito a la proposición colegial, decidiendo, además la colocación de una placa conmemorativa en el aula citada. Gracias a todos.
En mi opinión, si algún mérito puede desprenderse de mi actuación personal ha de referirse, sin duda, a la función de cronista de la historia de la Escuela de Minas mierense, que desde 1955, viene formando unos profesionales, de reconocida capacidad en todo el ámbito de nuestro país, gracias al desarrollo de unos valores propiciados por la enseñanza seguida y las virtudes, puestas al servicio de la inteligencia, de esfuerzo y sacrificio propias de un colectivo nacido del mundo del trabajo.
Sobre la Escuela de Minas de Mieres, tratan los dos primeros tomos, ya publicados, de la trilogía “Una historia de 150 años”. En ellos se abarca la historia del centro escolar, sus vicisitudes de todo orden, acontecidos desde el inicio de la enseñanza hasta 1936. La naciente industrialización asturiana, la villa de Mieres en pleno desarrollo, la legislación minera cambiante, los planes de estudio, los profesores y los alumnos, todo tiene cabida en sus páginas, en la búsqueda de conseguir una visión caleidoscópica del tema.
El último tomo, en avanzado estado de redacción, es posible quede terminado a finales del año en curso. Y manteniendo el criterio establecido para las obras anteriores, abarca desde 1938 a 1972, fecha en la que el centro mierense pasa a ser una dependencia universitaria adscrita a la universidad de Oviedo. Parece oportuno recordar que es la segunda vez que adquiere dicha condición, pues la Escuela de Capataces de Mieres del Camino, ya fue centro universitario durante un plazo de dos años -de septiembre de 1857, al mismo mes de 1859- en aplicación de la ley Moyano, aunque esta dependencia orgánica no llegara a materializarse plenamente en algunos aspectos. Más el hecho ahí está y la crónica lo señala.
En este contexto, parece oportuno dedicar unas palabras a las causas y circunstancias que determinaron la publicación de mi último libro, en Diciembre pasado, que lleva por título “De la Academia de Almadén a la Escuela de Minas de Mieres” que engarza cronológicamente con la trilogía de la Escuela mierense.
El orto del centro escolar mierense fue el resultado final de una difícil, compleja y accidentada génesis, de duración muy próxima a los tres cuartos de siglo. Desde la genial intuición de Jovellanos, en la necesidad de crear un centro de enseñanza minera, hasta que otro genio, el germano Schulz, materializara dicho menester, se habían producido en España diversas situaciones de general importancia en las actividades minero y siderúrgica, y surgido varias iniciativas relacionadas con las enseñanzas de dichas actividades. Cuando escribí el primer tomo de mi obra sobre la Escuela de Mieres, se estudiaban las vicisitudes acaecidas en tan amplio periplo, más problemas derivados del exceso de paginación, determinaron su reducción, transformándolo en una simple mención de los hechos más importantes.
Posteriormente, llegué a la consideración de que los sucesos acontecidos en Asturias durante el ciclo temporal en que se gestó la Escuela, tenían la importancia suficiente para no sustraerlos al posible lector. Y, además, en nueva perspectiva, debía conectarlos con el resto de actividad docente española de dicho periodo, al objeto de poder obtener una visión conjunta, que permitiese determinar con objetividad la realidad asturiana a la vez que poder evaluar su inserción en el panorama nacional. De todo ello versa el libro “De la Academia de Almadén a la Escuela de Minas de Mieres”.
Y volviendo al tema origen de esta participación, quisiera finalizar efectuando algunas estimaciones necesarias:
En primer lugar, este galardón que no dejo de considerar extraordinario para mi humilde aportación y que me equipara a Aurelio del Llano, gloria y arquetipo de nuestra profesión, cuyo nombre honra una de las aulas de este centro, responde a mi consideración sobre los valores mostrados por un colectivo profesional que, a lo largo de su luenga historia, ha dado continuas pruebas de su valía e integración social. Y el verdadero mérito es el suyo; yo sólo soy el narrador de los acontecimientos sucedidos. Por eso yo desearía que este acto se manifestara como un homenaje a los 2484 Capataces, Ayudantes y Facultativos, los 199 Peritos y las ya numerosas promociones de Ingenieros Técnicos de Minas, que en el desempeño de su profesión han sido paradigma de una serie de valores adquiridos en el periodo de formación y que son atributo de un dignísimo empleo que ha llegado, en ocasiones, a la entrega de la propia vida. Quiero recordar aquí las palabras de un Facultativo de minas, Arsenio Llaneza, tío carnal mío, que reflejan de modo inigualable lo que yo trato de expresar aquí.
Dice así:
“… Un Capataz Facultativo, ya entonces pisaba fuerte y en el terreno profesional sus pisadas dejaban huella. Podría decirse que se criaban en la mina o en la fábrica; lo mamaban y ¡naturalmente! en su desenvolvimiento profesional alcanzaban la máxima eficacia. Nunca las empresas supieron justipreciar la competencia, lealtad y sacrificio de estos hombres… La Escuela fue norte y guía, hito y atalaya, dando a Mieres rango y categoría… La calidad de los titulados en esta Escuela, ha sido siempre francamente valorada y bien pudiera decirse que, en cualquier rincón de la nación hay siempre un Facultativo de la Escuela de Mieres ejerciendo su profesión. La Escuela, además del título y anejo a él, daba también una garantía del buen hacer profesional con solo estudiar en ella. Por algo radica en la cuna de la minería...” ¿Se puede decir más cosas con menos palabras?
Una vez dicho lo anterior, desearía incluir un recuerdo especial para mi familia, una de esas sagas mineras, en las que el “espíritu” de la profesión se transmite de generación en generación. Desde uno de mis bisabuelos (Fulgencio González Parajón), matriculado con el número 2 en la incipiente escuela mierense, hasta mi siguiente hermano (Ángel José Llaneza), que después de jubilado de su profesión de Ingeniero de Caminos, determinó cursar la carrera de Ingeniero Técnico de Minas, en dos especialidades, para conocer en profundidad el trabajo de sus antecesores, los Llaneza, González, León y Montoto que en una veintena de consanguinidad directa y en cuatro generaciones, han prestado servicios propios de nuestra profesión y desde desempeños de enjundia hasta los trabajos más importantes que es el cumplimiento de la actividad diaria, han sido el espejo que me ha permitido conocer los valores de nuestra profesión. Vaya por ellos mi humilde ofrenda con este recuerdo.
Y ya, en el apartado recordatorio, imposible olvidar en este acto a tres amigos -Gonzalo Gutiérrez Quirós, José Manuel Ibáñez Lobo y Roberto Zapico Amez-, quienes, en el orden citado y en circunstancias complejas, supieron mantener la ubicación del centro en nuestra villa, ampliar las enseñanzas propiciando futuro y ayudar técnicamente a que este magnífico centro que hoy nos acoge fuese posible.
Mieres siempre ha considerado a la Escuela de Minas como un ente propio, enraizado en su propia esencia. En consecuencia, ha mantenido en todo momento una postura generosa con la entidad, cubriendo sus necesidades siempre que fue necesario. En el caso de la industria hullera, con el acceso a los fondos mineros, Mieres apostó por la educación, el conocimiento y la cultura como el camino más adecuado para afrontar su futuro e invirtió la práctica totalidad de su participación de dichos fondos, en unas instalaciones modélicas que la universidad asturiana aceptó, con la contrapartida de darles vida y contenido. Sr. Rector, la promesa de sus antecesores sigue en pie; le rogamos, es clamor popular, que en los órganos pertinentes inste para que la solidaridad que el pueblo mierense ha tenido siempre con el resto de Asturias, tenga ahora justa correspondencia cuando Mieres lo necesita. Estoy seguro que así será.
Muchas gracias.

martes, 4 de junio de 2019

SIGMA. Agenda del mes de Junio 2019.



Estimado/a Socio/a,

Me es grato remitirte el segundo número del boletín cultural de actividades que se realizan en Asturias vinculadas al patrimonio industrial durante el mes de Junio. Si encontraseis que falta alguna actividad que se realice este mes en la zona donde residís, comunicármelo vía correo electrónico para incluirlo.  La idea de estos boletines culturales es informar a todos los socios de las actividades que se realizan en Asturias, por si son de vuestro interés.
Esperamos recibir vuestras ideas y sugerencias, tanto para el boletín como para las publicaciones del Facebook.

Muchas gracias
Un saludo
Antonio Luis Marqués

¡Gracias Toño! Un abrazo.


miércoles, 29 de mayo de 2019

Lo tienes bien merecido: ¡Enhorabuena!








Esta mañana fue la dedicación del Aula de Grados de la Escuela Politécnica de Mieres a Luis Jesús Llaneza.
Fotos gentileza de Plácido García Pérez, Presidente de SIGMA.
Un fuerte abrazo desde el blog.

jueves, 23 de mayo de 2019

Del 13 de julio al 26 de agosto en Alsacia (Francia)


A Frédéric Kuhn  le agradezco la gentileza por enviarme el cartel anunciador de la exposición que va a realizar en el Museo Francés de Petróleo  (Merkwiller - Pechelbronn) des 13 de Julio al 26 de Agosto próximos y toda la información complementaria.
Le deseo un gran éxito en la asistencia de público porque lámparas de mina se verán muchas interesantes.
Gracias Frédéric.

Exposition « MINE DE LUMIERE... Des lampes de mineurs mises en lumière... »
A travers une étonnate collection de lampes de mines et de mineurs, replongez dans l'histoire de cette méthode d'exploitation souterraine de gisements géologiques.
Frédéric Kuhn, collectionneur émérite alsacien, nous fera partager sa passion pour les lampes de mines à travers une exposition de ces plus belles pièces issues des mines du monde entier. Vous comprendrez bien vite que ces objets étaient bien souvent plus que de simples outils, de véritables pièces d’artisanat d'art. Avec « ce géoluminophile » passez de l'ombre à la lumière ...
INFORMATIONS PRATIQUES :
Exposition visible du 13 juillet au 25 août, du mardi au dimanche de 14h30 à 18h00. Visites guidées tous les mercredi à 15h (Visite guidée pour les groupes de + de 10 pers, se renseigner au musée...)
Frédéric Kuhn proposera deux visites-conférences : dimanche 21 juillet 15h et dimanche 11 août à 15h : Frédéric Kuhn vous fera découvrir l'univers clair-obscur des mineurs, à travers sa collection de lampes anciennes et objets issus des mines du monde entier. Il répondra à toutes vos questions et se propose d'expertiser gracieusement vos pièces personnelles. Il propose aussi à la vente quelques unes de ces pièces de collection à prix raisonnable.
Renseignez-vous à l'accueil du musée.
Tarifs individuels : (billet combiné comprenant l'entrée au musée) Tarif Plein : 6 €uros Tarif Réduit : 5 €uros (Pour étudiants/ lycéens/collégiens/enfants, Enfants (- de 10 ans) : gratuit
Tarifs groupes : Visite guidée de l'exposition (plus de 10 pers) : 4 €uros
Renseignements, réservations, contacts : Musée Français du Pétrole 4 rue de l'École - 67250 Merkwiller-Pechelbronn ( à 20 mn au nord de Haguenau, direction Wissembourg - traverser Soultz sous Forêts puis direction Woerth, à Merkwiller au carrefour direction de l'église et des écoles )
Tél. : 03 88 80 91 08
Mail : musee.petrole@musees-vosges-nord.org Site : www.musee-du-petrole.com ou www.musee-petrole.webmuseo.com Animations / Musée Français du Pétrole Animations Estivales juillet-août 2019
Texte : Un jeu « d'ombre et

Veranstaltungen / Musée Français du Pétrole Sommeraustellung Juli-August 2019
Texte : Einen Zusammenspiel von Licht und Schatten im NordElsass ! Ausstellung « MINE DE LUMIERE... Des lampes de mineurs mises en lumière... »
Mit einer beeindruckenden Privat-Sammlung von Grubenlampen führt Sie das Museum in eine unterirdische Welt, die die Geschichte der Bergkwerke und des Abbaus der Bodenschätze erzählt !
Frédéric Kuhn, ein erfahrener elsässischer Sammler, vermittelt uns seine Leidenschaft für die Bergwerke und Gruben durch die Ausstellung seiner schönsten Grubenlampen, die er aus der ganzen Welt zusammengetragen hat. Sie sind nicht nur Gebrauchsobjekte sondern auch Teile handwerklicher Kunst !
Diese Ausstellung führt uns vom Schatten ins Licht !
PRAKTISCHE INFORMATIONEN :
Sonderausstellung, 13 JULI bis 25 AUGUST, 14h30 – 18h00, Täglich ausser Montags Führungen : jeden Mittwoch 15h00
Gruppenführungen ab 10 Personen : auf Voranmeldung Führung mit Vortrag von Frédéric Kuhn : Sonntag 21. Juli 15h00 und Sonntag 11. August - 15h00 : F. Kuhn wird Sie in die Welt der Bergarbeiter entführen mit seiner Sammlung alter Lampen und aus der ganzen Welt zusammengetragenen , aus Gruben stammenden Gegenstäden.
Er wird ihre Fragen beantworten und unentgeltlich Ihre persönlichen Stücke begutachten. Einige Objekte seiner Sammlung werden zu einem angemessenen Preis zum Verkauf angeboten. Erkundigen Sie sich in der Aufnahme des Museums !
Eintrittspreise : inkl. Sammlung und Dauerausstellung
Einzelbesucher : 6 € Ermässigt (Studenten Schüler...) : 5 € Kinder unter 10 J. : gratis Gruppen ab 10 Personen (auf Voranmeldung) : 4 € Kontakt :
Musée Français du Pétrole (Französiches Erdölmuseum, Nord Elsass) 4 rue de l'École - 67250 Merkwiller-Pechelbronn (nördlich von Haguenau, Richtung Wissembourg und Soultz-Ss-Forêts )
Tél. : + 33 (0) 3 88 80 91 08
Mail : musee.petrole@musees-vosges-nord.org Webseite : www.musee-du-petrole.com

martes, 21 de mayo de 2019

PRESENTACIÓN de “EL COMANDANTE MINERO”




Cuando Alberto Vilela me propuso presentar esta novela, traté de resistirme, con razones fundadas suficientemente, en mi criterio. Ni soy crítico literario, ni tengo la formación adecuada para afrontar, de modo técnico, un tema de estas características con ciertas garantías de éxito.

Mi único aval, bien pequeño por cierto, es mi inveterado afán lector, corto bagaje para la empresa propuesta. Pero su poder de convicción fue superior a mis reparos y aquí estoy, dispuesto a ofrecer mis humildes consideraciones sobre la cuestión, a dialogar sobre El Comandante Minero.

Alberto, el autor, y yo, nos tratamos desde hace varios años con cierta asiduidad. Numerosos cafés, paseos, conversaciones con intercambio de opiniones y, en particular, la afinidad en el estudio de un tema básico general, la minería asturiana, observada desde diversos aspectos, motivo de preocupaciones e intereses comunes, plasmados en varias publicaciones de cada uno, han servido para fomentar la relación y establecer vínculos de amistad, los cuales han permitido conocer las preocupaciones intelectuales del amigo, así como los diversos sucesos, la pequeña historia que jalona nuestras vidas.

No me fuerza la amistad ni me duelen prendas  para afirmar que, en mi criterio, Vilela es uno de los más importantes especialistas en lamparería minera; yo me atrevo a decir que es el más reputado experto en esta cuestión. La importancia de su capacidad investigadora en este campo se refleja – refrendo de mi aserto anterior - en sus tres obras dedicadas a la luz de las minas de Asturias, ampliadas con numerosas referencia a la iluminación en España, a través de su historia. El estudio y análisis del lampadario se complementa con su extenso conocimiento práctico del objeto de tratamiento, fruto de muchas horas de contactos  y conversaciones con los encargados de su mantenimiento y conservación. Obligado resaltar la publicación por diversas revistas extranjeras de varios artículos sobre el tema en cuestión. Su continuada acción indagatoria la ha encaminado a visitar archivos y bibliotecas, museos, centros y ferias específicas del ramo, tanto nacionales como foráneas, siendo en estas últimas donde ha recibido numerosas muestras de reconocimiento por su labor, reconocimiento que, desgraciadamente, nuestra región no suele tributar a sus más conspicuos representantes.

Mas su pasión investigadora no finaliza con el estudio de las luminarias. Varios años de minucioso y paciente trabajo en el archivo histórico de la Real Compañía Asturiana de Minas, le han permitido publicar el libro Aviles: Carbón y Veleros. A través de la correspondencia de la Real Compañía Asturiana de Minas. En él, el tema básico de la obra (crónica y estudio de la clientela, fletamentos y transporte de los carbones de la citada sociedad a diversos puertos del litoral peninsular), se enriquece con numerosos datos e interesantes aportaciones a un conocimiento más exacto de determinados aspectos de la minería asturiana en el período inicial de su desarrollo industrial. Sobre idéntica cuestión y el mismo origen archivístico tiene dos libros inéditos sobre los carbones enviados a la Real Fábrica de Sargadelos y a varios puertos andaluces, en especial a Adra (Almería), con profusión de material desconocido y que podría servir para completar la historia industrial de estas importantes zonas, a mediados del siglo XIX.

Involucrado en temas relacionados con el mar, ha escrito, también, una biografía sobre Gumersindo Junquera. Este polifacético ingeniero de minas gijonés, de amplia trayectoria científica, técnica y pública, profesor y subdirector de la Escuela de Capataces Facultativos de Minas de Mieres, destacado colaborador en los trabajos científicos de su suegro, Luis Adaro, tuvo especial relevancia en las actividades marinas del puerto de Gijón, bien como importante consignatario, fletador de cargas y propietario de buques de transporte de mercancías, bien como uno de los principales instigadores del desarrollo portuario del Musel gijonés. Esperemos que su publicación no se demore más, y pueda ser editada en breve.

Hace tres meses aproximadamente, Vilela respondió, al periodista de La Nueva España, Isaac Barbón, al interrogatorio de un cuestionario veraniego. A la pregunta Si le tocara la lotería..., contestó rotundamente: Yo creo que la lotería te toca cada día que vives. Y a fuer que Vilela  los vive con intensidad, plenamente; es un volcán en plena erupción, en contraposición a un semblante y una figura que dan imagen de sosiego físico y tranquilidad mental. Amén de su colaboración, prestada generosamente, a toda actividad relacionada con el orbe minero, siempre está abierto a nuevas inquietudes, a la exploración personal de nuevos campos de investigación. La última muestra, la más próxima, la tenemos con su irrupción en la actividad literaria, cuya muestra primigenia es El Comandante Minero.

Creo obligado, una vez considerada la trayectoria de Vilela, dedicar un párrafo a la génesis de la obra que hoy se presenta. Hace varios años, en una de las múltiples charlas cafeteriles, Alberto me indicó que tenía un buen tema y que sobre él estaba escribiendo una novela. Yo le dije que si no le parecía suficiente  con el trabajo que desarrollaba  para adentrarse en un campo desconocido y para el que no estaba preparado. No hablamos más de la cuestión y varios meses más tarde me sorprendió con el ruego de que leyera un original de la misma.

Mis comentarios, después de su lectura, eran totalmente desalentadores para cualquier autor novel. Reconociendo el interés del tema, creía que el tratamiento dado no era novelístico, ni la estructura adoptada la adecuada. Conociendo la cabezonería de Alberto que no iba a dejar la tarea, le recomendé repensar de nuevo lo escrito y darle otra redacción. Estoy casi seguro que otros amigos a los que consultó le contestaron en términos equivalentes. Con posterioridad, en alguna ocasión, me decía que la novela seguía su curso, que iba mejorando la estructura general y el desarrollo literario. Hace pocos meses me cedió, para su lectura, un ejemplar mecanografiado de la misma. En contra de mis convicciones, la obra ya no era la misma: la trama argumental y el desarrollo novelístico habían alcanzado, en mi opinión el nivel adecuado. Vilela en una tarea concienzuda y constante, en un continuado afán de superación y perfeccionamiento, había logrado vencer los principales problemas que denota una obra primeriza. Después de lo visto me atrevo a anticipar que si el autor continúa por este camino, nos encontraremos ante un novelista de futuro.

Una vez dicho lo anterior parece oportuno introducirse en el análisis de la obra, hecha la salvedad de el citado examen, recoge las impresiones de un lector, único criterio que puedo adoptar. Sin desvelar el detalle de la trama argumental, son Vds. los que deben disfrutar con su lectura, sí es preciso efectuar un breve repaso genérico de la misma para situar las coordenadas fundamentales de la obra.

La novela es una narración autobiográfica, cerrada cuando la historia no aporta nada reseñable, en la que el protagonista cuenta de modo sencillo, tal cual su condición, las vicisitudes y experiencias que han marcado su vida.

Damián, minero mierense nacido en 1902, participó activamente, al igual que gran parte de la juventud asturiana coetánea, en los hechos más importantes del periodo más agitado y convulso de la historia próxima de nuestro país, la primera mitad del siglo XX. La guerra de Marruecos, la revolución de Octubre, la catástrofe de la guerra incivil y los recuerdos represivos de la inmediata postguerra española se presentan a nuestra visión en el correr de las páginas de la novela. En su mirada personal del devenir de los hechos, al mostrar sus propias experiencias en ellas, y aquí el valor novelístico, analiza la potencia de sus creencias y las propias contradicciones, en tensión permanente su actividad social con la realidad personal asumida, en pugna interior constante entre las decisiones que debe adoptar y la situación en que aboca a su familia, a la que ama entrañablemente y son norte y guía de su vida. A la par nos muestra el panorama de la realidad española, descarnado mas exacto, del tiempo en que transcurre la novela y es un retrato sencillo del ambiente minero que le corresponde vivir.

La estructura lineal, en lo cronológico, de la obra permite una lectura ordenada, sosegada y sencilla, sin saltos ni recovecos o disquisiciones sobre las cuestiones que tratan. Esta forma narrativa consigue que el texto se lea con agrado y la fortaleza de su trama prende en el lector desde las primeras páginas de la lectura, que suele llegar al final de un tirón. El orden temporal seguido delimita seis tramos en su desarrollo: los cuatro hitos históricos señalados ya anteriormente, un precedente, correspondiente a las vivencias más significativas de su niñez y pubertad, y un periodo final en el que se narran las vicisitudes propias y familiares en el difícil retorno a la normalidad cotidiana.

En la primera fase, el autor, mediante breves retazos sobre la vida del protagonista, de Damián, va conformando un retrato sobre la formación de su carácter, de los influjos que sobre el mismo ejercen la familia, la escuela y las relaciones sociales del entorno. Resalta el cerrado clima en que se desarrolla la vida de los pequeños núcleos rurales y la ilusión infantil de apertura  a horizontes más amplios.

El cumplimiento del servicio militar, durante la campaña marroquí, servirá para que el protagonista adquiera su primer contacto y conocimiento real del mundo y de las personas que lo pueblan, con las enseñanzas que de ello se derivan, en paralelo a su aprendizaje militar, tan importante en su futuro, y la aparición de los primeros rasgos que denotan su capacidad de liderazgo. Todo ello en un marco anímico de gran preocupación y concienciación personal, resultado de las incidencias que la trama argumental va generando.

La exposición de los sucesos acaecidos y episodios vividos durante la revolución de Octubre y la contienda fraticida nos muestran a Damián, en un desarrollo importante de funciones revolucionarias y militares, no solicitadas mas asumidas de modo voluntario y con total responsabilidad. En su desempeño denotará la pureza de ideales y nobleza de sentimientos que le caracterizan, así como su incapacidad  para soportar las lacras y comportamientos que en las excepcionales situaciones que vive se producen. La incidencia de la guerra incivil en su familia, premonitoriamente advertida por su esposa, servirán para adquirir conciencia de la situación real, siempre en contradicción y discrepancia con la virtualidad del utópico personal, del ideal sentido y llevado a sus consecuencias extremas.

El culmen de la obra, y sin duda, el mejor desarrollo novelísticamente, se corresponde con el que domino tramo 5º, el cual abarca el periodo temporal que cubre el ciclo de represión abierto al finalizar la lucha en Asturias. En él, nuestro intérprete pasará por diversas vicisitudes (huido por la comarca, entrega voluntaria en 1939, internamiento preventivo, juicio posterior, cumplimiento de condena y libertad provisional en 1940) muy bien narradas y receptoras de la tensión sufrida en unos momentos vitales en los que cada día se está pendiente de la supervivencia. Las vivencias y avatares del fugado, las múltiples dificultades por las que atraviesa, el comportamiento, de todo tipo, de familiares y próximos, las meditaciones y reflexiones del huido…, son tratadas por Vilela de forma magnífica, casi magistral diría. De idéntico modo desarrollará el ciclo inmediatamente siguiente: la presencia en la cárcel, donde cada noche se espera la lista fatal; la llamada a juicio, donde puede recibirse una sentencia irreversible; las meditaciones de un recluso que únicamente vive pendiente de una llamada o un papel. Y una vez determinada la condena, la larga contabilidad de días que faltan para recuperar la ansiada libertad. Todas estas situaciones excepcionales serán desarrolladas con peculiar maestría por Alberto Vilela, que, en estos capítulos, demuestra adecuadas condiciones para fabular con éxito.

El único reparo que yo pondría a estas páginas - fácilmente subsanable en futuras ediciones, que no dudo se produzcan - es no haber incluido un mapa del concejo en el que se reflejan los distintos refugios ocupados por Damián, señalando el orden de utilización, entre 1937 y 1939. Es difícil que un lector, desconocedor de la topografía del concejo mierense, pueda adquirir, en su verdadera dimensión, la extremada dificultad que entrañaba protegerse de la acción represiva de los vencedores, en tan escasa extensión de terreno. Quede dicho.

La última parte, en que el intérprete de la obra se reincorpora a la vida civil, reseña el difícil proceso de reintegración, las dificultades que ha de vencer el protagonista en tan arduo momento de la vida española, la superación de las mismas mediante su esfuerzo y la ayuda de la familia y de personas que consideran su alteza moral y valía personal. Todo ello redundará en la recuperación de un status razonable y conforme a sus posibilidades. A lo largo de estas páginas, a través de sus vivencias, captamos que Damián, sin renegar de sus principios, cree necesario conformar un nuevo modelo de vida en el que su familia ocupe un lugar preponderante, y a ello encamina todos sus esfuerzos. Señala también la necesidad de adaptarse a nuevos modos sociales, muy diferentes de las aspiraciones de su juventud.

Un final antológico pondrá epílogo adecuado al tiempo que le tocó vivir y servirá de enseñanza fabulística a dicho tiempo: tratar de olvidar no obliga a perdonar.

El testimonio de Damián, al menos su trayectoria vital, es un fiel retrato de una juventud que, de forma indeseada, se convirtió en protagonista de la mayor fractura de la sociedad española del pasado siglo. Es un genuino representante de una generación perdedora (desde cualquier óptica con la que se observe), convertida en actora, y testigo a la vez, de los episodios más duros, lóbregos y tristes por los que atravesó el país: antes, durante y después de la guerra incivil. Es el reflejo de una generación que le correspondió aportar voluntariamente lo mejor de sí misma, en la esperanza de conseguir un mundo más justo y mejor y, en contraprestación, recibió vejámenes, sufrimiento y muerte en repuesta. La novela nos acerca a este tipo de consideraciones, atestiguadas por el protagonista, en sus hechos y reflexiones, a lo largo de la obra.

El Comandante Minero tiene la estructura de las novelas río, en el más puro sentido manriqueño. En su desarrollo argumental encontramos tramos torrenciales, en lo que la acción se desboca, avanza a pasos agigantados, y zonas de meandros en los que la lengua de agua se aquieta hasta parecer que no existe corriente, constreñida y arrinconada por la potencia de la naturaleza. Pero, sin duda, el río continúa su trayecto, la vida sigue. Estos contrapuntos en el camino vital de Damián, sirven para mantener la acción y suscitar el interés del lector, son muestra del buen novelar del autor.

Construida con criterio cinematográfico, Vilela narra la peripecia existencial de Damián mediante la utilización de retratos fotográficos, flashes vitales de un momento determinado del protagonista. Esta técnica permite los saltos temporales sin que se pierda la ilación de la trama y detenerse en aquellos instantes a los que el autor concede mayor intensidad dramática.

En la novela, expresada mediante numerosos capítulos de texto breve, en general, ajustados a la técnica seguida, se usa un modo narrativo sencillo y directo, escueto y conciso en su declaración literaria, sin recovecos estilísticos ni adornos retóricos que falseen su contenido básico. No existen concesiones en este aspecto; el protagonista cuenta los sucesos que le acaecen, su historia personal, sin pompas ni ditirambos . Esto es, en mi opinión, uno de los aciertos del autor. Damián utiliza el lenguaje adecuado a su formación y vivencias, por lo que no chirría la obra en un defecto en que suelen  caer los autores noveles. Los diálogos (uno de los grandes problemas de los que inician la senda novelística) son escasos, quizás demasiado escasos, mas utilizados con prudencia y mesura. Están bien construidos e insertos adecuadamente en el conjunto de la trama y se convierten en complemento necesario de su desarrollo. Me reitero: deberían haber sido utilizados con mayor frecuencia para aprovechar la potencia de un recurso que permite incrementar la intensidad narrativa en determinados parajes de la obra.

Parece oportuno decir algo sobre los personajes que pueblan El Comandante Minero. Por las características de la obra son escasos los personajes. Obviamente, el testimonio de Damián sobre los avatares de su vida cubren la mayor parte de la obra y el carácter coral de la misma convierte en accidental la participación de la mayoría de las personas que intervienen en los hechos relatados.

Personaje central en la obra es su familia, en la que Julia, su esposa, tiene una participación estelar, incrementada por la importancia que adquiere el devenir vital de sus hijos en la parte final de la novela. Su familia, siempre presente en la mente del protagonista, es contrapunto esencial en la perenne lucha que mantiene Damián entre sus convicciones políticas y la realidad fáctica que acarrean y los problemas y daños que a los suyos traen aparejados. Esta dicotomía, la tensión generada por esta causa, es uno de los principales motivos argumentales, subyacentes, en la novela. En consecuencia, los avatares, andanzas y penalidades de su familia ocuparán lugar preferente en el texto de la misma, adquiriendo la importancia que merecen.
Como ya he dicho, aparte de la familia, son escasos los personajes que adquieren peso en el desarrollo de la trama argumental. En este conjunto coral destaca con luz propia Tere, prima de Julia, de importante participación en el momento más trascendental de la novela. El personal secundario que interviene en los distintos lances refleja, en su mayor parte, la realidad de la vida española del momento considerado, son arquetipos singulares de ella y nos dicen mucho de la misma. Un hecho que me parece extraño es la escasa aportación que a la novela prestan los amigos del protagonista: la capacidad de apertura y liderazgo de Damián, ofrecía una amplia aportación en este campo.

Bueno, bajo la perspectiva del lector, no del crítico literario, acabo de expresarles mi visión sobre la novela que hoy se presenta. Solo me queda decir que es una historia de fácil y atractiva lectura, que al poco de iniciada la misma, la lectura del texto, uno ya desea finalizar la página para iniciar la siguiente y así, sin pausa, hasta concluir la obra.

En mi criterio, Vilela nos ha ofrecido una dignísima primera muestra de su quehacer novelístico y me atrevo a augurar, si persevera en esta actividad, interesantes aportaciones en el campo narrativo para el futuro.

Muchas gracias.

Luis Jesús Llaneza





viernes, 17 de mayo de 2019

SIGMA. Actualización del boletín del mes de Mayo.




Estimado/a Socio/a,

Me es grato remitirte la actualización del boletín cultural de actividades que se realizan en Asturias vinculadas al patrimonio industrial. Esta actualización Incluye:

- Las VII Jornadas Sobre Patrimonio Cultural de La Ponte Ecomuseu (Santu Adrinanu).
- II Ciclo de Conferencias de Buenas Prácticas en Patrimonio Industrial. Organizada por el Instituto del Patrimonio Industrial de España, en el Pozo Sotón.
- Conferencia dentro del Ciclo "Histories de Mieres" sobre Mieres nel Museu del Ferrocarril d'Asturies.
- III Jornadas de Arqueología Moderna y Contemporánea, organizadas por APIAA.
- Exposición sobre La Algodonera de Gijón.

Nota: se han eliminado los eventos ya pasados hasta el día de hoy.

Quiero recordaros también que en el Facebook de la asociación están disponibles noticias sobre patrimonio industrial:


Muchas gracias a los socios que han facilitado información para actualizar el boletín.

Un saludo
Antonio Luis Marqués

miércoles, 15 de mayo de 2019

Mantienen viva la afición y la nostalgia por las lámparas de mina en 2019


Desde este blog les envío un cordial saludo a todos los expositores que con su dedicación mantienen la llama encendida de las ferias.
Agradezco a  a mi amigo Michel Chaumarat la gentileza de enviarme la foto con todos ellos en  la  Bourse de Roche la Moliére en Francia.

bonjour,
suite à un oubli de ma part, veuillez trouver ci joint la photo de groupe de la dernière bourse à Roche la Molière
amitiés 
MICHEL

jueves, 9 de mayo de 2019

Inauguración Aula Luis Adaro y Magro


Nuestro socio Antonio Luis Marqués Sierra nos remite la noticia del diario  “El Comercio” del día de hoy donde se explica la inauguración del Aula Luis Adaro y Magro de Historia y Patrimonio Industrial.
Igualmente nos remite el enlace al canal de YouTube de la Escuela de Ingeniería de Minas, Materiales y Energía de la Universidad de Oviedo donde han colgado el corte correspondiente a la noticia aparecida en el Panorama Regional de Televisión Española.
Es una buena noticia para el patrimonio asturiano que la Escuela de Ingeniería de Minas, Materiales y Energía se anime a potenciar el estudio y difusión del patrimonio industrial.
Un cordial saludo


Antonio Pizarro Losilla
Presidente de la Sociedad Española para la Defensa del Patrimonio Geológico y Minero (SEDPGYM)
Correo electrónico: presidencia.sedpgym@gmail.com 
Página electrónica: http://www.sedpgym.es/
Perfil de Facebook: https://www.facebook.com/sedpgym/

miércoles, 8 de mayo de 2019

Boletín cultural de "Sigma" y Facebook





¡Hola a todos!:
He recibido el siguiente e-mail que tengo el gusto de compartir con vosotros, esperando os sea de utilidad. Me lo remite el Secretario de la Asociación "Sigma" a la que tengo el gusto de pertenecer. Se incluye el enlace para fb.

Me es grato remitirte el primer número del boletín cultural de actividades que se realizan en Asturias vinculadas al patrimonio industrial. Si encontraseis que falta alguna actividad que se realice este mes en la zona donde residís, comunicármelo vía correo electrónico para incluirlo.  La idea de estos boletines culturales es informar a todos los socios de las actividades que se realizan en Asturias, por si son de vuestro interés.

Además, hoy estrenamos un Facebook de la asociación al que os animo a seguir, en el se publicaran noticas y actividades con vinculación al patrimonio. El enlace es el siguiente:


Esperamos recibir vuestras ideas y sugerencias, tanto para el boletín como para las publicaciones del Facebook.

Muchas gracias
Un saludo