PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 16 de mayo de 2011

¡CUIDADÍN! ¡CUIDADÍN!… (2)



Si las tienes en la mano, si previamente has tenido la posibilidad de estudiar ejemplares auténticos, cantan nada más que los tocas; pero en fotos, puestos en Internet, o en un lugar donde no aparezca el rótulo que indique que son réplicas, podrían llevar a engaño.

Conociendo los precios que se pagan por los piezones, tarde o temprano algún desaprensivo intentará colarlas por buenas o argumentarán: no se si lo son o no, basta con que les den cuatro martillazos bien dados para inducir a la duda.

Así que, precaución, y estudia bien las lámparas antes de comprarlas; si puedes, ponlas en la mano, y sobre todo ten en cuenta que una réplica es algo que sirve para decoración, nunca para formar parte de una colección que se precie; pero este comentario, es una simple opinión personal de quien escribe.

Cada uno con su dinero hace lo que le apetece; pero reitero, recuerda que menos un candil de sapo que aparece en esta imagen en la parte posterior derecha y es auténtico, el resto de lámparas que puedes apreciar en la foto de hoy y del día anterior, todas, sin excepción, son réplicas. ¡Ojo!
Publicar un comentario