PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 8 de junio de 2011

UN DOMINGO POR LA MAÑANA EN GIJÓN



Hacía mucho tiempo que no me había acercado a Gijón al rastrillo dominical, por unas cosas o por otras, ya era obligado conocer la nueva ubicación.

Lo mejor fue que, sin apenas madrugar había sitio donde aparcar el coche sin las dificultades de antaño. El lugar donde estaban los fierros, detrás del Palacio de Deportes es estupendo, la mañana buenísima, sin calor y con sol.

Las lámparas de seguridad eran escasas. Las conocidas réplicas de siempre (2 ejemplares) hechas con algunas piezas originales Adaro; y otra, que debería ser de cierre magnético y era de todo, menos eso. De hecho, estaba preparada para consumir aceite: un desastre. Pedían tanto como por una completa donde aparezca. Lo de siempre… Hay que saber más que los que te las venden, de lo contrario, estás arreglado con los conocimientos de esta gente, pues aunque la apariencia era buena, si conoces los fundamentos de este tipo de lámpara comprendes enseguida que tienes en la mano una vandalización, y por ello no mereció la pena ni hacerle una foto.

Había varios carburos, como podrás apreciar en las fotos. Por el primero que vi, el que está solo, me pidieron 40 euros, aparentemente está completo. De los otros, como no los iba a comprar, no pedí precio. Supongo que andarían por un estilo.

Una cerámica del siglo XIX, mereció mi especial atención y la adquirí por ser los pataches motivo fundamental de su decoración y me servirá para ilustrar mi obra: Las Reales Fábricas de Sargadelos y la Real Compañía Asturiana de Minas, que espera turno.

Una mañana muy agradable por Gijón, que habrá que repetir cuando se pueda.
Publicar un comentario