PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 26 de febrero de 2014

Mirándolo así...




Cuando un lector del blog me escribió anunciándome que había encontrado una lámpara que parecía un carburo y que llevaba un foco de una bicicleta, hasta que no me envió estas imágenes, no me hice a la idea de qué se trataba.
En realidad este apaño de lámpara de acetileno, pone de manifiesto la simplicidad de las mismas. Lo fundamental es la lámpara original, que tiene dos partes. La superior: un pequeño depósito de agua que se introduce por arriba y cuya tapa es un tornillo. Está comunidada con la parte inferior donde se coloca el mineral (carburo cálcico). El tornillo que se ve en el centro en la parte superior regula el paso del agua desde de uno a otro recipiente. Al contacto con el agua, el mineral desprende un gas (acetileno) que, en este caso, mediante una larga manguera es llevado hasta un foco de una bicicleta donde se ha colocado la bujía por donde sale al exterior el gas producido. Si se le prende fuego, el gas emite una luz blanca muy intensa que el foco orienta hacia la posición que deseamos  iluminar.

 
Publicar un comentario