PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Es muy fácil


Si tienes paciencia y cuentas el número de lámparas de diversos tipos que hay a la venta en esta mesa, podrás darte cuenta de lo sencillo que es conseguir un numero importante de ejemplares. Sólo es cuestión de dinero.

Un aficionado busca, a veces encuentra y compra alguna de las lámparas que considera idonea a sus intereses como coleccionista. Poco a poco va formando una modesta, pero interesante colección.

Aplicando este criterio sería bastante sencillo dotar de una lampistería a todos los museos mineros. No me convence este sistema. El museo ha de buscar y tener otras cosas.  Es preciso disponer de estudios de las lámparas empleadas en las minas de su zona de influencia con documentos que lo avalen y disponer de todos los ejemplares posibles. Hará que lo que se muestre sea único y sería  muy interesante.

Otra cosa es confirmar que estarían bien en cualquier museo minero que se precie unos buenos piezones si se dispone de recursos para adquirirlos, basta recordar la lectura de dos comentarios de la semana pasada sobre el precio que adquirieron dos lámparas de seguridad.

Yo recomendaría, al menos, disponer de algo intermedio. Al lado de las lámparas del lugar, no estaría mal, disponer de una vitrina con las lámparas que se utilizaban para los mismos fines en otras partes del mundo y la más difícil: una vitrina con los diversos tipos de lámparas desde época romana  hasta la actualidad.

Publicar un comentario