PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 9 de diciembre de 2014

El patrimonio minero se oxida



Con este título Ana Gaitero publicó el pasado sábado en el Diario de León este interesante artículo que pone en evidencia, una vez más, el declive de todo lo relacionado con la minería en general y su patrimonio industrial en particular. El autor de la bella fotografía es Luis de la Mata.
Rafael Villar Moyo publicó la noticia en su facebook en el grupo Mineros.

ANA GAITERO | LEÓN 30/11/2014


El patrimonio minero se oxida. O vuela. Como ha sucedido esta semana con la máquina de vapor 020T de la mina Antracitas de Gaiztarro. La Junta ha olvidado el compromiso del Plan Pahis de inventariar «las instalaciones vinculadas a las explotaciones mineras, así como todo tipo de infraestructuras y maquinaria asociadas a las mismas».
La «conservación y musealización de determinados conjuntos e instalaciones mineras» es otra asignatura pendiente de un plan de patrimonio histórico, vigente entre 2002 y 2014 con una inversión de 500 millones de euros, y ahora está en fase de borrador con el horizonte en el 2020.
«Nos tienen olvidados». Las palabras del alcalde de Fabero, José Ramón Cerezales, expresan el estado de desánimo que cunde en los territorios mineros. El pozo Julia es uno de los símbolos del abandono del patrimonio industrial del carbón. Iba para centro de interpretación de la minería y se quedó en la estacada con la excusa de la crisis.
El Vertical, así lo llamaban los mineros, es el «emblema turístico de Fabero» y símbolo visible de las numerosas minas subterráneas que hubo en la cuenca, la última cerró en el año 2002. El pozo Julia, de 275 metros de profundidad, data de los años 50. Fue la mina sucesora del pozo Viejo y acabó su actividad en 1991.
Se ha gastado más de medio millón de euros en proyectos para musealizarlo, pero lo único que hay es una galería habilitada por los mineros jubilados que también enseñan los vestuarios y el botiquín, en un intento de salvar la memoria del carbón en la cuenca.
«Los fondos Miner están caducados y no hemos tenido ninguna respuesta positiva de la Junta de Castilla y León», asegura el regidor. Es chocante que un alcalde que milita en las filas del Partido Popular, que gobierna en la Comunidad y en España, diga que de sus representantes en Madrid no ha recibido más que «palabrería».
El pozo Julia y sus instalaciones están pendientes de una obra de 130.000 euros para reparar los tejados que corresponde a los planes de la Diputación de 2013 y aún no ha sido adjudicada. «El patrimonio minero en el municipio de Fabero está en un deterioro de muy difícil recuperación, podríamos decir que está totalmente inservible por la falta de previsiones e iniciativas de personas, empresas e entidades», señala la página web del Ayuntamiento, que reconoce la labor de la Asociación de Mineros de la Cuenca de Fabero.
La relevancia «económica, social y cultural» del patrimonio industrial es el fundamento de su incorporación al Plan Pahis.
La Junta ha hecho el inventario del patrimonio industrial de la provincia, con más de 250 elementos catalogados, pero el único patrimonio minero declarado Bien de Interés Cultural (BIC) ha sido el pozo Ibarra de Ciñera, hace dos años, para su desmontaje y traslado a una zona no afectada por el cielo abierto que mantiene en explotación la empresa Hullera Vasco Leonesa.
El Ayuntamiento de La Pola de Gordón aprobará en el próximo pleno, el último del año, una adenda para prorrogar el convenio tripartito entre la Hullera Vasco Leonesa, la Junta de Castilla y León y el municipio para lo que sería la primera fase de un centro de interpretación de la minería al aire libre.
El proyecto pende de los 300.000 euros que se comprometió a aportar la empresa minera, pero, como apunta el alcalde, Francisco Castañón, tiene «una situación bastante complicada» como para exigirle este desembolso cuando «aún debe alguna nómina a los trabajadores». El regidor es optimista sobre la empresa y confía en que el proyecto llegue a buen puerto. «Todavía tengo alguna esperanza», comenta.
El director general de Patrimonio de la Junta, Enrique Sáiz, tiene sobre la mesa la petición para declarar Bien de Interés Cultural la línea del ferrocarril errocarril Cubillos-Villablino y de sus construcciones anexas (casetas de brigada de vías, apeaderos, estaciones, aguadas, básculas, túneles, puentes, cargaderos, señales y otros elementos vinculados al trazado ferroviario), así como el ramal minero de Villablino a Villaseca de Laciana (con sus puentes roblonados y casetas anejas), con la categoría de Vía Histórica.
El Plan Pahis 2004-2012 tenía como objetivos hacer un inventario específico de las instalaciones mineras de Castilla y León, así como de todo tipo de infraestructuras y maquinaria asociadas a las mismas como un incentivo al desarrollo «social y cultural» de las cuencas, que viven su peor momento.
Esta medida no se ha cumplido y esta semana Ponferrada vio ‘volar’ una antigua máquina de mina de la empresa Antracitas de Gaiztarro que sus propietarios vendieron por 60.000 euros al Eisenbahn & Technik Museum Rügen, donde al parecer se va a usar como tren turístico.
La vapor 020-T es de 1907 y fue fabricada en Alemania. Figura en el listado de la petición de Bien de Interés Cultural que encabeza el Club Xeitu de Laciana y respaldan una veintena de artistas e intelectuales así como asociaciones ferrroviarias. Si hubiera sido declarada BIC no habría podido salir de España y Patrimonio tendría que hacer un seguimiento de su destino.
El Club Xeitu considera también como bienes dignos de ser parte del patrimonio industrial reconocido como BIC todo el material que se custodia en el Museo del Ferrocarril de Ponferrada, aunque el Ayuntamiento de la capital del Bierzo no se ha sumado a la petición
En este museo, que ahora sólo abre los fines de semana, están las dos locomotoras Baldwin números 3 y 5, la locomotora nº 22, locomotoras Macosa números 14 y 15, la nº 41 ‘Esteban Terradas’; la nº 51 de ancho Renfe, Vagón de bordes altos Xfha15, Tolva PK 570, vagón mercancías F14, Furgón Fafh1 ambulancia. Otras dos locomotoras Baldwin, las números 8 y 9, preservadas en el Museo Nacional de la Energía, se añaden al listado.
Xeitu pide protección para el material abandonado en las cercanías del museo como las cinco locomotoras Baldwin, dos locomotoras Macosa números 13 y 16 (adquiridas por la MSP en 1951 y 1956), dos locomotoras Krauss (fabricadas en Múnich en 1914), y las números 17 y 18, compradas de segunda mano por la MSP en 1961 al Ferrocarril de La Robla.
El coche salón, de 1921, el de pasajeros de primera y segunda clase, del mismo año, y un vagón de bordes altos, el furgón de cola y las locomotoras Krupp diesel 601 y 602 (ambas de 1960) también están en la lista que espera una respuesta de la Junta. Existen dos precedentes en León de dos máquinas de tren de Renfe que son Bien de Interés Cultural, la Mikado y la Inglesa.
Las térmicas
Igualmente, solicita la consideración de Bien de Interés Cultural para la chimenea de la térmica de Villablino, la primera que tuvo la MSP, y la central de Ponferrada que es la sede de la primera fase del Museo de la Energía de Ponferrada.
El borrador del nuevo Pahis incide de manera general en la «intervención y puesta en valor del patrimonio industrial». Un ejemplo del impacto que tiene sobre la economía el patrimonio es el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León en Sabero. Ha recibido 200.000 visitas desde el 2008, unas 30.000 personas al año. Cuatro restaurantes que dan empleo a una veintena de personas son el principal retorno económico del museo en la sociedad.
Instalado en la Ferrería de San Blas, que es BIC por ser el primer alto horno de carbón de coque que hubo en España (1846), es la única realidad museística en las cuencas mineras impulsada por la Junta de Castilla y León.
Las voces de los mineros
La minería está muy presente en este museo cuyo discurso principal sale de la siderurgia. Además de propiciar varios trabajos de investigación relacionados con la ferrería, sus promotores, procesos productivos, etcétera, está haciendo una labor de recuperación de la memoria oral de los mineros de la cuenca de Sabero, Ciñera-Matallana y Barruelo de Santullán. El patrimonio minero, que representan los pozos Herrera I y Herrera II, están también abandonado.
En la cuenca de Laciana no se ha llevado a cabo ninguna iniciativa para poner en valor el patrimonio minero. El Ayuntamiento de Villablino consiguió la cesión del ramal del ferrocarril carbonero a Villaseca pero su intención es desmantelarlo y convertirlo en un Camino Natura, proyecto contestado por la sociedad con el club Xeitu a la cabeza y numerosos apoyos del sector cultural y ferroviario que reivindican un tren turístico o un veloraíl o un ciclo raíl para dinamizar la comarca.

 http://www.diariodeleon.es/noticias/afondo/patrimonio-minero-oxida_939480.html
Publicar un comentario