PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 2 de enero de 2017

Difícil opinar



Un lector del blog me ha escrito hace unos días para conocer mi opinión sobre si el precio que le pedían por estas dos hermosas lámparas de seguridad fabricadas en Gijón por la firma ADARO, una entera de latón y la otra con coraza con agujeros ovalados y cepa de hierro era excesivo o si se podían comprar. Inicialmente su interés se inclinaba por saber por cual de las dos decidirse.

Suelen ser preguntas frecuentes que me hacen algunos amigos y casi todas tienen respuestas similares. En primer lugar, que sin desmontar la lámpara es imposible conocer si le falta, o no, el aro tamizador y el redín.

En este caso le comenté que yo, si el precio fuera interesante me compraría las dos. El problema se plantea cuando he de valorar si el precio que piden es o no razonable. Suelo dar siempre el mismo argumento sobre este tema: Es como los puñetazos. Depende de la fuerza del que los da y la capacidad de encajar el golpe de quien lo recibe. Es decir depende de cada circunstancia y persona.

Lo que sí se debe de tener muy presente, a mi modo de ver siempre, es que una lámpara de seguridad que haya trabajado en las minas de Asturias es un valor en alza, porque las lámparas, aunque se fabricaron muchas, son escasas las que han llegado a nuestros días y todas, salvo la de latón que se sigue fabricando en la actualidad para ser utilizada como souvenir. Su precio se puede conocer entrando en la Web de la firma gijonesa, para darnos cuenta de que su precio sube cada año.

Hay que tener en cuenta además, que el éxito de una colección que se precie dependerá del acierto que se tenga a la hora de adquirir las piezas. No falla nunca el criterio de : Poco y muy bueno, mejor que mucho y malo. Lo difícil es llevarlo a cabo ante tentaciones de ofertas que te hacen, yo el primero.
Publicar un comentario