PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 6 de junio de 2008

FERIA DE LÁMPARAS DE MINA EN WÍLNSDORF (ALEMANIA)

Vestido con traje de gala de minero con una lámpara encendida en la mano va saludando y dando la bienvenida a la llegada a la Feria a todos los visitantes.


Excepcionalmente hoy publico dos escritos. Uno que ya he puesto para acabar el tema iniciado hace unos días y el que comienzo con estas líneas para que no pierda actualidad, publicándolo mañana o el lunes.

Tendría que estar ahora viajando a Wílnsdorf en Alemania. Estaba previsto desde hace meses aceptando, al igual que el pasado año, la invitación de mis amigos catalanes para acompañarles.

Hoy mismo, como el año pasado a media tarde, hubiese ido a ver como los comerciantes montaban sus stands y desenvolvían las lámparas de mina según llegan, aunque oficialmente la feria comienza mañana y finaliza el domingo.

Un compromiso familiar, propio de la época en que estamos, me hizo cancelar el viaje…

No puedo hacer menos desde este modesto blog, que recordar lo bien que me trataron y lo mucho que me enseñaron algunos nuevos amigos, a pesar de mis problemas con el alemán e ingles.

Uno de los organizadores es Karl Heupel. Tiene un enlace en este blog, y como todos los años cuelga en su Web un amplio e interesante reportaje de la feria con fotos de las mejores piezas y donde he de conformarme este año con contemplar la feria y las muchísimas lámparas de mina que se ponen a la venta.

Coleccionistas y estudiosos encontramos el pasado año piezas curiosas. Aún recuerdo un candil de sapo como el que no había visto ningún ejemplar nunca. Y lámparas fabricadas en Asturias…

Aún perdura en mi memoria la imagen de un comerciante alemán a quien no le entendía ni una palabra de lo que me decía, cuando oyó salir de mis labios la palabra Asturias, enseguida cogió una, de entre las más de cien lámparas que tenía, y me la mostró a la vez que gritaba: ¡Asturias! ¡Asturias!...

Se trataba de una lámpara tipo Clanny transformada por un lampistero en su época y que afortunadamente pude hacer regresar del exilio.

A pesar de los buenos momentos pasados con las lámparas, también me queda el recuerdo de los nuevos amigos conocidos con la misma afición común: Jordi, Joseph Ignasi y Jaume de Cataluña; Elvio, Giovanni, Maria Luisa y Anselma de Italia; Gottfried Theis, U. Zander, Pert Salomón, Werner Horning y Karl Heupel de Alemania; Christian, Philippe Haillecourt, Bernard Hubrecht y su amigo, Michael Bonnot y Michael Groskost de Francia y otros, de cuyo nombre no me acuerdo después de un año, y pido me disculpen por ello.

A todos los que vayan, que lo pasen bien, que hagan muchas compras de lámparas de mina y que sepan que siguen teniendo a su amigo en Asturias.
Publicar un comentario