PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 15 de octubre de 2008

ESPERAN A QUE AMAINE EL TEMPORAL


La navegación a vela por el mar Cantábrico, sobre todo en invierno, era muy problemática para los pequeños veleros. Casi siempre los naufragios quedaban en el anonimato. En cambio, a veces, las falsas alarmas quedaban reflejadas de forma puntual como es el caso:

Desoignie tuvo que mandar este escrito a Domingo Conde a la Fábrica de cristales de La Coruña:
No están fundados los temores de V. acerca de la pérdida de buques. Según noticias que me merecen entero crédito; el Capitán Casariego se halla arribado en Rivadeo y en este puerto los Capitanes Ochoa, los dos Vegas y Zaragoza, quienes llegarán…

En varios capítulos del libro Avilés: Carbón y Veleros aparecen detallados anécdotas y datos referentes a los veleros y a su tripulación.
Publicar un comentario