PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 18 de agosto de 2009

LA HISTORIA DE UN PIEZÓN (1)


No recuerdo cómo llegué a enterarme, que el propietario de un candil de sapo era un comerciante habitual, de telas, en el mercadillo de los sábados, en Pola de Lena.

Yo tenía su número de teléfono que alguien me proporcionó. Después de llamarle, un día de regreso a su casa, en Oviedo, lo trajo a Mieres y me lo enseñó.

Se trataba de un precioso ejemplar del tipo I fabricado en Asturias. Estaba completo, sin haber tocado nadie nada en él, desde hacía muchos años. Eso se aprecia enseguida; suelen tener parte del saín pegado por el exterior.

Era algo especial, tenía los característicos adornos, en esta ocasión de hierro y de cobre en el asa y en el gancho. Yo ya había visto uno similar en un pueblecito de Quirós hacía muchos años.

Estaba sucio. Me permitió tomar las medidas porque no tenía a mano nada más que un papel y un bolígrafo. No le puso precio, a pesar de mi insistencia. No me resistí y le ofrecí el triple de lo que pagaba en la época por un candil de sapo. Nada. Que llevaba muchos años decorando su casa y no se vendía…

Cuando llegaba fin de año, siempre salía la nota de su teléfono, a la vez que la de otros amigos y le llamaba… y la respuesta era la misma. No se vendía, pero siempre se ofrecía a volver a enseñarlo, si fuese necesario para una publicación que sobre los candiles de sapo estaba pensado realizar y estaba preparando; recopilando en ese momento documentación.

Sigue…


Publicar un comentario