PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 26 de febrero de 2010

LA MINA DE FOSFORITA DE ALDEA MORET (Cáceres).




Con la colaboración de mis amigos de Cáceres Demetrio y Emilio González Nuñez incluyo hoy estas imágenes y texto que me han proporcionado. Gracias.


Aldea Moret es un antiguo municipio de la provincia de Cáceres situado a 2 kilómetros del centro de la ciudad de Cáceres y actualmente integrado dentro del casco urbano de la misma, a una altura de unos 465 metros sobre el nivel del mar y al pie de una loma de baja altura ("Cerro de Cabeza Rubia", 516 m sobre el nivel del mar); la población en enero de 2006 se estimaba en algo más de 8.000 habitantes

Nacido a mediados del siglo XIX tras el descubrimiento de la fosforita, mineral rico en fósforo en el año 1.864 por parte del Comisario de Policía Francisco Lorenzo y de Diego Bibiano González, los cuales encontraron una piedra blanca en la falda occidental del cerro de Cabeza Rubia, que resultó ser fosfato de cal con una riqueza del 62%.

Aldea Moret recibió este nombre gracias a Segismundo Moret y Prendergast (político gaditano del partido liberal que fue seis veces ministro con Sagasta y llegó tres veces a la Presidencia del Gobierno), el cual consiguió gracias a su influencia que una rama del ferrocarril llegase hasta la boca de mina, con lo cual la fosforita pudo ser distribuida a todo el país. Con el tiempo este simple asentamiento minero, dirigido en un principio por la empresa "Unión Española de Explosivos" (más tarde "Explosivos Rio Tinto"), se convirtió en un pequeño poblado gracias a su prosperidad económica.

Desde el año 1886 se exportó a países como Inglaterra, Alemania, Francia, Bélgica y Holanda un mineral de acreditada calidad, que llevó a Segismundo Moret a adquirir los derechos del rico coto minero en el año 1876: gracias a su iniciativa e influencia en Madrid se creó el primitivo Barrio de Moret y se construyó en 1880 el ferrocarril que enlaza Cáceres con Lisboa, lugar y puerto de embarque de los fosfatos hacia toda Europa

Con el descubrimiento de los fosfatos en el Sáhara Español y norte de África, de menor precio y mayor competitividad por la abundancia de mano de obra, la actividad minera de la zona fue disminuyendo paulatinamente hasta desaparecer por completo en los años 70 del pasado siglo XX.

(DATOS TOMADOS DE INTERNET)



Publicar un comentario