PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 12 de abril de 2010

¡HOLA A TODOS!:


La verdad es que la última despedida última que os dediqué, no me incluyó a mí, por lo que luego os comentaré de manera excepcional. No debo ser yo protagonista de mis comentarios y menos por las circunstancias.

Sólo os comento que sigo las instrucciones del cirujano que me ha atendido para que vuelva a la actividades diarias con la que disfrute, lo antes posible. Como no podía ser de otra forma, he de cumplir rigurosamente lo acordado y una de las cosas que más me gusta hacer a diario es cominicarme con vosotros a través de este modesto blog.

Esta tarde he regresado a casa desde el día 2 del presente, con la mente poco despejada aún, consecuencia de que mi principal anteria volvió a dar problemas y la condenada no tuvo otro remedio que anunciarmelo con un infarto. Para colmo al intentar repararla en el Hospital Universitario Central de Asturias con un muelle -sten- de los que ya coleccionaba, pues tenía muestra incorporada, la perforó; y un segundo muelle para arreglar el desaguisado lo causó aún mayor, pues la hemorragia se rtetenía en el pericardio, ya sabéis esa telina que envuelve a la patatona. Mi vida corrió serio peligro y en consecuencia, hubieron de realizar otra segunda intervención más agresiva incorporando un trozo de vena de una de mis piernas a modo de bay pas en sustitución de la arteria destrozada. Todo ello parece que dió resultado y como consecuencia hoy os lo estoy redactando, que no es poco, mientras me queden fuerzas lo intaré hacer, tal vez repitiéndome en exceso.

Por tal motivo, hoy coloco la portada de un ejemplar del libro Luces en las minas de Asturias: Candiles de Sapo, algunos de cuyos ejemplares hice llegar a los médicos y enfermeras que me ayudaron a sobrevivir y que a partir de ese momento me conocían como el señor que escribía los libros tan guapos sobre las lámparas.

Tengo cientos de correos pendientes que contestar. Prometo contestar a todos, pero os pido, por razones óbvias, un poco de tiempo. Ya estoy casi bien, que es lo más importante.

¡Un abrazo para todos!
Publicar un comentario