PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 20 de julio de 2010

UNA SATISFACCIÓN PERSONAL Y DOS REFLEXIONES (2)


A raíz de lo publicado ayer, he de reconocer que muchas veces intento reflexionar sobre como actuar. Y estoy convencido que no siempre acierto.

1. Cuando me envían interesantísimas cosas para el blog surge la primera duda. Si copio el texto del e-mail, suelo preguntar a su autor previamente, si autoriza o no a ello. Creo que es lo mínimo que se debe hacer. El problema se plantea a la hora de firmar el trabajo. Algunos prefieren que se publique y otros que no. Si tienes respuesta favorable o desfavorable sabes a qué atenerte.

El problema es cuando te dicen que hagas lo que quieras. Si es en el momento puntual, puedes obrar con más responsabilidad, por llamarlo de alguna forma, por la inmediatez de la consulta. El problema es cuando usas un documento que te han pasado hace bastante tiempo y es muy bueno. En un libro se puede recurrir al pie de página o a los agradecimientos o al índice. Al hacerlo en un blog, aunque permanezca en el tiempo, no soy consciente del daño que pueda causar o no, citar o dejar de hacerlo, el nombre del autor según sus preferencias, aunque al contrario que en un libro aquí siempre es posible rectificar y arreglar alguna cosa. ¡Más vale tarde que nunca!

2. Si ayer he reconocido que a mi me gusta que me citen en los trabajos donde consultan, miran, o aparece alguna cosa de ellos; he de reconocer que hasta la fecha he tenido suerte, y soy privilegiado en este sentido, ya que he podido publicar cuatro de los libros que he escrito. Creo entonces, y cada vez más, una obligación moral citar la procedencia de los datos que utilizas. A veces no es fácil conseguirlo, a pesar de intentarlo.

A modo de ejemplo de esta reflexión, comentaré, que muy a mi pesar, en el estupendo prólogo del libro Luces en las minas de Asturias: Candiles de sapo no apareció publicado el nombre de su autor, Pedro Fandos, a quien desde aquí una vez más le pido disculpas por mi error.

Yo soy consciente lo que cuesta investigar y encontrar cosas para hacer algo que interese, aunque no sea a mucha gente, como es el caso de este blog, pero qué menos, es de justicia reconocer el trabajo de quien de forma altruista, pone en tus manos documentos o textos que están olvidados en algún cajón o que ellos mismos no han publicado, aunque les gustaría.

Publicar un comentario