PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 27 de agosto de 2010

EMPEZÓ ASÍ: MINEROS MUCHOS, INGENIEROS POCOS.


A comienzos del siglo XX cuando empieza el despertar de la minería de carbón en Asturias, estudiar la carrera de Ingeniero en la Escuela de Minas de Madrid estaba al alcance de muy pocos.

En cambio, ir a trabajar en las minas era la salida obligada para muchos de los trabajadores del campo, que no les quedaba más remedio que emigrar a las regiones mineras para tratar de mejorar sus condiciones de vida.

Cualquiera que quisiera trabajar en las minas en los años veinte del pasado siglo, coincidiendo con la primera guerra mundial en la que se vendía todo lo que tuviese color negro que se extrajese de una mina de carbón asturiana, bastaba con que se presentase a buscar trabajo con una lámpara y una pala.

Encontramos documentos gráficos de hombres y mujeres trabajando en las labores mineras.

Las primeras promociones de ingenieros son escasas y algunos destacan además porque eran muy inteligentes y muy buenos técnicos. Varios de ellos se encargaron de diseñar lámparas de mina para nuestras minas y de ello me ocupo en Luces en las minas de Asturias: Lámparas de seguridad.

Publicar un comentario