PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 18 de agosto de 2010

¡YO PROVOQUÉ UNA EXPLOSIÓN DE GRISÚ!


Aunque ya he escrito sobre este mismo tema en una ocasión anterior; por lo significativo del relato, que me impresionó sobre manera, no puedo en estos breves comentarios de mi nueva obra, dejar de insistir y escribir sobre el mismo tema.

Sobre lo que más trabajo me cuesta redactar y peor me lo paso es cuando lo tengo que hacer sobre los accidentes mineros, que en numerosas ocasiones llevan aparejada la pérdida de vidas humanas.

Si además, la causa de la muerte ha sido la manipulación defectuosa de una lámpara de seguridad, es más difícil redactar las frases, ya que en estos casos sólo se puede precisar lo recogido en opiniones o textos.

Otra de las cosas que más me cuesta escribir es sobre el destino final que llevaron muchas lámparas de mina. A veces, hasta he tenido suerte, como la vez que encontré un montón de bidones de los de 200 litros, llenos de trozos de lámparas de mina.

No pude pasar por alto el comentario que me hizo llegar un amigo, minero retirado, y ahora coleccionista de lámparas de mina, sobre un percance donde fue protagonista inoportuno, que provocó un accidente, en esta ocasión, afortunadamente sin víctimas.

De todo ello me ocupo en el libro Luces en las minas de Asturias: Lámparas de seguridad.


Publicar un comentario