PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 13 de octubre de 2010

TRAS LA PISTA DE LAS LÁMPARAS DE ASTURIAS Y HOY UNA ALEGRÍA ESPECIAL POR CHILE








Es muy gratificante poder contemplar las imágenes de los mineros saliendo al exterior, ya que estaban atrapados en el interior de una mina en Chile, de los que se han ocupado con extensión todos los medios de comunicación desde que se conoció la noticia.

Son muchos los chilenos que leen este blog, y por ello no puedo menos que felitarles y felicitarnos todos por tan feliz final para estos mineros, pues en Asturias desgraciadamente tenemos con demasiada frecuencia la experiencia contraria.

Pero vamos con el comentario de hoy:

Mi objetivo cuando voy a una Feria de lámparas de mina, no son los piezones, salvo que tenga certeza que se hayan usado en nuestras minas; aunque disfruto mucho viéndolos y teniéndolos en las manos, e incluso, siempre que puedo, desmontándolos. Mi objetivo son las lámparas fabricadas en Asturias o en España preferentemente y las anteriores a su inicio de fabricación que vinieron todas de fuera de España.

Enseguida localicé una lámpara de bencina de pequeño formato Adaro, pero el precio que pedían 400 euros, me frenó en seco. Enseguida se vendió, pues la verdad que estaba completa y bien conservada, como aparecen en la mayoría de los casos por ser una lámpara de escaso uso en las labores mineras. Se marchó a Alemania.

También encontré una lámpara Adaro de bencina de 4 varillas, que le faltaba el portamechas, el aro tamizador y el encendedor. No tuve ninguna dificultad para adquirirla a un precio razonable.

Fueron varias las lámparas belgas y francesas, similares a las usadas en las minas de Asturias, por venir importadas de allí, las que pronto llamaron mi atención. Había algún ejemplar muy bello.

Por último encontré dos lámparas eléctricas TUDOR-ESPAÑA, que en esta ocasión no traje para España ya que una tenía la cepa demasiado estropeada con abollones y la otra estaba con un baño como de cobre que la hacía atractiva a la vista, pero que no se usaron de esta forma en las minas asturianas, teniendo además un excesivo precio. Quedaron allá en esta ocasión.

La sorpresa sobre las lámparas de Asturias, me la proporcionó un francés, que parece ser había sido minero y me buscó para que le hablase de los repuestos que le faltaban a su lámpara, que eran todos, pero se daba la particularidad de que la cepa era de las de los modelos iniciales de Adaro con bayoneta y rosca en la cepa.

Pregunté si vendía la lámpara y no hubo manera. Me limité a darle la dirección de la fábrica de Adaro en Gijón para que intente conseguir los repuestos que faltaban.
Publicar un comentario