PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 8 de noviembre de 2010

NO ASUSTARSE


La primera impresión que se percibe cuando aparece en Asturias una lámpara que haya sido utilizada en las minas y llega a nuestras manos, si coincide con la imagen de hoy, no suele ser muy positiva. Aún podría ser peor su estado. Yo la considero una preciosa lámpara de seguridad ADARO, tipo Wolf de cuatro varillas utilizada habitualmente por los mineros.

Generalmente las lámparas de mina cuidadosamente conservadas por sus dueños durante años y años, con el tiempo suelen pasar a otra vida cuando por descuido o accidente casero se rompe el vaso y ya no resulta tan atractiva sin él, para quien la haya conocida intacta. Hoy además, ya es muy difícil encontrarlos en las ferreterías de las Cuencas Mineras, como era habitual hace no muchos años, pues muchos de estos comercios han desaparecido con el desarrollo urbanístico.

Si una lámpara como la de hoy llega a tus manos hay que abrir la lámpara y comprobar primero si es de gasolina o de aceite. Según se ve en la foto no se puede apreciar. Si es de aceite carece de encendedor y generalmente no le faltan piezas en su interior por carecer de ellas, pero si es de gasolina ha de llevar encendedor, y si le falta es un problema serio añadido, aunque es posible reponerlo en la actualidad. Por último, también hay que comprobar; reitero, si es de gasolina, si aún conserva el aro tamizador y la cazoleta.

En mi nuevo libro Luces en las minas de Asturias: Lámparas de seguridad aparecen detalladas todas y cada una de las piezas que lleva la lámpara, y se puede consultar en caso de necesidad en alguna biblioteca pública.

En la actualidad la firma Adaro, como las lámparas de seguridad ya no está permitido su uso en las minas, este aro tamizador lo sustituye por un simple aro de latón macizo con el fin de reducir gastos.

El vaso es el repuesto que más se deteriora y por ello, falta muchas veces, pero es la más fácil de conseguir, aunque los precios no sean muy razonables en ocasiones.
Publicar un comentario