PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 5 de octubre de 2011

Bully les Mines, Francia: Objetivo cumplido (3)





Mi objetivo principal en mis viajes por las Ferias de Europa es conseguir repatriar las lámparas asturianas que pueda, a un precio razonable.

En esta ocasión había más de la cuenta, y tuve donde escoger.

En primer lugar un candil de sapo tipo I, que fue el primero que ví, me deslumbró. Hasta que no lo compré y lo tuve en mis manos, no me permitió continuar en su búsqueda.

Enseguida amigos comerciantes me pusieron tras la pista de otras. Un amigo comerciante tenía cinco lámparas Adaro, pero cuatro carecían de encendedor. Esa pieza se encuentra, pero es de por sí bastante cara, y hay que añadírselo al precio, aunque no lo pagues en ese momento. Tenía en mente otra similar que llevaba la placa identificativa que rara vez llevan las que aparecen en Asturias. Ese fue mi siguiente objetivo. Tuve que dejarla madurar mucho, con riesgo a quedarme sin ella, pero al final vino para Asturias y estoy contento.

Aparte de esas cinco que puedes ver en su conjunto, una llevaba encendedor, encontré una eléctrica Adaro (1930), barata, pero en la maleta sólo podía traer 15 kilos y otras piezas me tentaban. Con la batería puesta pesaba en exceso. ¡Lástima! Vi también otra TUDOR-ESPAÑA y por último otra Adaro sin encendedor, aro tamizador, cazoleta, vaso, ni redín. Tenía una varilla rota de la jaula.

Quedaron allá todas sin vender, salvo una que compró una asturiana de Mieres, afincada en París, que vino a comprar mis libros y se fue encantada, conociendo que había comprado una lámpara utilizada en las minas asturianas.

Lo dicho, sobraron lámparas de todo tipo. Mañana continúo hablando de los piezones.

Sigue...


Publicar un comentario