PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 19 de octubre de 2011

Centro Histórico Minero de Lewarde, Francia (5)








Antes de concluir con esta serie de imágenes y comentarios, añadir al de ayer, que la colección de lámparas que se pueden ver en las vitrinas del museo de Lewarde pertenecían al ingeniero Sr. Grard, inventor de varios modelos de lámparas de seguridad. A su muerte, sus hijos donaron las lámparas al museo y algunos de sus prototipos expuestos son únicos en el mundo. Información que en su momento me transmitió André y que ayer me la volvió a recordar en un e-mail, porque sin datos tan precisos no es recomedable redactar nada. Prosigamos.

Efectivamente, quedaba por visitar la parte que más me impresionó de todo el museo. La lampistería que se conserva intacta y donde como podréis apreciar existen modelos de lámparas de seguridad y eléctricas.

La sensación que percibes cuando estás ante tantos ejemplares juntos es indescriptible. Luego empiezas a darte cuenta de que no puedes acercarte a ellas, tomarlas en la mano y observarlas. Ganas no penséis que no me quedaron. Tal vez, en otra ocasión habrá que hacer gestiones previas para poder transpasar la reja, para al menos tener una en la mano, desarmarla y disfrutar del momento, que la verdad que fue muy intenso, pese a faltar este detalle.

Con planificación, desde mi punto de vista aún es posible realizar, en algún lugar de Asturias o de España, algo parecido, algo especial que llame la atención. Basta con reunir un buen número de lámparas de seguridad Adaro, las eléctricas de la misma firma (1930), lámparas de casco... Pero...

Para finalizar, André de nuevo, al que no me queda más remedio que agradecerle de nuevo las atenciones que tuvo en todo momento con nosotros, nos invitó a degustar una deliciosa comida en el comedor en la cafetería del museo donde no faltaban los adornos mineros y una imagen de Santa Bárbara presidiendo el recinto. ¡Lástima que era tan temprano! Poco más de las doce de la mañana y las costumbres españolas, al menos las mías, para la hora de comida son las tres de la tarde, pero había que estar en el recinto de la feria en Bully les Mines, de la que ya os he hecho comentarios, a las dos de la tarde.

Queda aún pendiente poner las imágenes de la colección de mi amigo y contar la curiosa historia de un castillete en Marles les Mines que movieron 400 metros. Será en otra ocasión.

Publicar un comentario