PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 25 de mayo de 2012

"El Comandante MInero" se despide en el año 1936


                                  Foto gentileza de José Luis Gómez.

Recuerdo sobre todo el de la última vez cuando le dije que ya no iba a poder seguir volviendo a casa como habitualmente hacía hasta entonces desde que me incorporé a la guerra.
Cuando intentaba convencerla de que si triunfáramos, sería mejor el futuro de todos los mineros y en especial el de nuestros hijos, y le añadía que estábamos en el buen camino para conseguirlo, que la moral en el cerco a Oviedo seguía siendo muy alta entre nuestras tropas, entonces detenía mis argumentos con elevado tono de voz, lanzándome un dardo envenenado contra mis ideales:
-Sólo hablas de utopías.
Yo la escuchaba. Una y otra vez me lanzaba argumentos razonables, que para cualquier persona sin los ideales que tenía yo en el corazón, hubiesen sido suficientes:
-Si no estás en casa, no trabajas.
Yo seguía escuchando y sufriendo:
-En casa no hay dinero.
Lo sabía. Luego me hizo una pregunta en voz muy alta:
-¿De qué van a comer tus pobres hijos Aurora y Dimas?
Y seguía...
-¿Tu crees que todos esos “grillos” que tienes en la cabeza les van a dar de comer?
No encontraba ni argumentos, ni palabras. Sólo le respondía:
-Va a ser por poco tiempo.
Su respuesta fue terrible:
-Ya veo que me quieres ver de puta de Marcialón o Frodixio para poder dar de comer a tus hijos…
Publicar un comentario