PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 22 de junio de 2012

"El Comandante minero" escondido

Foto gentileza de José Luis Gómez.

El peligro, una vez más, a mi lado, lo noté aquel día muy cerca. La noche siguiente abandoné el lugar que tan generosamente me había acogido.
Enlazo con un compañero de quien sabía que permanecía oculto en una casa cerca de la escuela de Valdecuna en casa de sus padres: Florín. Cambiamos impresiones y como era preciso continuar hablando, me invita a que me quede con él, pues su padre estaba conforme. Estando juntos le pregunto por refugios. No tenía nada preparado. Reconocimos la vivienda, la pumarada y los prados. Analizamos la situación. La casa estaba sola en mitad de una finca. Empezamos a pensar el modo de cómo hacer un refugio, no podía repetirse lo de la noche anterior. No teníamos ideas claras ninguno, no veíamos nada, no se nos ocurrió nada esa noche. Seguíamos poco inspirados, preocupados y pensando, hasta que felizmente dimos con la idea de cómo hacer el necesario refugio.
En la cocina de leña, el horno estaba metido debajo de un terrero de la huerta. Entraríamos por la boca de aquel horno y abriríamos una galería pequeña como si fuese de una mina que saldría a un reguero de otra finca que estaba situada más baja. Había mucho que picar y de día no lo podíamos hacer. De noche abrimos la galería que tenía unos cuarenta metros de largo. La tierra que extraíamos era necesario desparramarla para que pudiera ser ocultada en la huerta. Empleamos varias semanas en su construcción, por la mañana su padre se encargaba de cavar donde echábamos la tierra y sembraba encima algunas berzas, repollos y lechugas. Después de construida reunía unas condiciones excelentes. Permanecimos allí unos cuantos meses ocultos. Nos encontrábamos bastante seguros. En ese tiempo sufrimos muchas batidas, pero nunca dieron con aquel refugio...


Publicar un comentario