PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 10 de noviembre de 2015

Luces en la mina de Arnao (10)


III. La vela de sebo de Isabel II

Cuando por primera vez se tiene el privilegio de visitar y admirar el lugar donde se ubica la mina de Arnao, a orillas del mar Cantábrico, y alguien le enseña la zona de la mar por donde discurría la galería principal en la que se beneficiaba el filón de mayor calidad, si se siente fascinación por la minería, le atraerá poder visitar esta inusual galería subterránea bajo el  Mar Cantábrico.

Algo parecido le pudo ocurrir a la reina Isabel II en su visita a las instalaciones en el año 1858. Pese a las opiniones que no la aconsejaban visitar la mina por el peligro evidente que entrañaba,  la reina quiso ver el final de la explotación donde trabajaban los mineros. Tras recorrer los 250 metros que había desde la entrada por la galería subterránea, con un desnivel del 14 %, orgullosa de haber llevado a cabo su propósito dijo al Director del Establecimiento: Os quiero dejar un recuerdo de mi visita, que estoy segura no olvidaréis; y tomando un vela de sebo, trazó con ella la inicial de su nombre, imitándola S. M. el Rey.

Entusiasmado por el arrojo de S. M., y por aquella espontánea acción, gritó el ingeniero Sr. Schmit: Elle mérite une vive de tout mou coeur. El Director dió en seguida orden para que se construyese una corona de zinc, que debía colocarse sobre  aquellas respetables letras, á fin de perpetuar tan memorable acontecimiento, en el mismo sitio que hoy ya lo declara la siguiente inscripción, debida a D. Martín de los Heros:


 “EN 24 DE AGOSTO DE 1858 LLEGARON CON ÁNIMO JOVIAL Y RESUELTO HASTA ESTE LUGAR PROFUNDO Y SUBMARINO. NO VISITADO ANTES POR MUGER ALGUNA, LA EXCELSA REINA DE LAS ESPAÑAS DOÑA ISABEL II Y EL REY D. FRANCISCO DE ASIS, SU AUGUSTO MARIDO, HONRADA LA REAL COMPAÑÍA ASTURIANA CON TAL INESPERADA COMO MAGNIFICA VISITA  Á ESTA SU PROPIEDAD, ÚNICA TAL VEZ EN SU CLASE EN EL MUNDO QUE ALCANZARA TANTA DISTINCION, DETERMINÓ TRANSMITIR Á LA POSTERIDAD SU MEMORIA, GRABÁNDOLA EN ESTA LÁMINA DE METAL Á CUYO BENEFICIO SE APLICA CON AFAN, Y COLOCÁNDOLA EN EL MISMO SITIO EN QUE TAN ALTOS Y PODEROSOS SEÑORES TRAZARON CADA UNO LA INICIAL DE SU RÉGIO Y RESPECTIVO NOMBRE”.

Según J. De D. De la Rada y Delgado en su libro : Viaje de SS.MM. y AA. Por Castilla, León, Asturias y Galicia, verificado en el verano de 1858.
Este documento certifica el uso de las velas de sebo en la iluminación utilizada por  tan ilustre visitante.



Referencias bibliográficas:
- Vilela Campo, Alberto. Avilés Carbón y Veleros. A través de la correspondencia de la Real Compañía Asturiana de Minas. Oviedo (2008)
- Vilela Campo, Alberto. Luces en las Minas de Asturias. Oviedo (2005).
- Vilela Campo, Alberto. Luces en las Minas de Asturias. Candiles de sapo. Oviedo (2009).

Publicar un comentario