PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 9 de noviembre de 2015

Luces en la mina de Arnao (9)

                             Tapa del depósito de aceite de un candil de sapo asturiano.

El trasiego de candiles debió de ser muy importante en la zona de Avilés en esta época, hasta el extremo que en 1858 hay una reclamación a la Real Compañía Asturiana de Minas por parte del Administrador principal de Hacienda Pública de la Provincia de Oviedo de un impuesto de 616 reales de vellón en concepto de  fabricación de quinqués lámparas y otros objetos.

Esta reclamación obliga a la remisión de un oficio redactado por Emilio Schmidt, Ingeniero Director y representante legal de la Real Compañía Asturiana de Minas. En este escrito puntualiza al Administrador de Hacienda de Oviedo:

… la fabricación no existe en este establecimiento; Pues es bien notorio y se puede hacer constar por el gobierno Civil de la Provincia, por la Inspección de minas y por las autoridades municipales de Castrillón que la Real Compañía Asturiana sólo se dedica a la fabricación del zinc bruto en lingotes (7).

Aunque parezca anecdótico este documento, certifica la ubicación y los productos que fabricaban los ferreros y caldereros en las proximidades de Avilés.

El uso de los candiles de sapo continuó en la mina de Arnao hasta el cierre de la explotación en 1912, ya que mensualmente aparecen registrados pagos para la compra de  aceite de saín, que  provenía de Gijón. En 1910 en el Inventario aparece una partida de 100 candiles.

¿Cómo podemos distinguir que un candil de sapo está fabricado en Asturias? Mi opinión es que todos los que se fabricaron aquí siguieron el patrón de los primeros que llegaron desde Bélgica.
Debemos fijarnos en que tienen en común la forma de la tapa del depósito que lo diferencian del resto de los modelos utilizados en la época, en Europa. Es alargada con una terminación semicircular en la parte próxima al mechero donde va la torcida (mecha)y acaba en punta en el otro extremo. Suelen tener en el centro un pequeño orificio que hace de respiradero. Los candiles con estas características están fabricados en Asturias. En la clasificación que establezco de cinco grupos diferentes de todos los candiles de sapo (8), los denomino del TIPO I y me permite distinguirlos del resto pese a la aparente similitud entre ellos.

En cuanto a las lámparas de seguridad fueron muy escasas en las minas de Arnao. En el año 1894, en el Inventario de las minas de Arnao y La Cárcava había 5 lámparas, dos años después había 7 lámparas y en 1897, diez lámparas. Su procedencia era Lieja. Las adquiría el ingeniero Teodoro Dach que disponía de una cuenta para el pago de lámparas.



(7). Copiador de cartas de Asturiana de Zinc. 6-marzo-1858. Pág. 634 y 635.
(8). Vilela Campo, Alberto. Luces en las Minas de Asturias. Candiles de sapo. Oviedo (2009). Pág 136-139.

Publicar un comentario