PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 24 de octubre de 2016

El abuelo fue picador, allá en la mina y arrancando negro carbón, quemó su vida



Es la letra de uno de los numerosos éxitos del renombrado cantante mierense Victor Manuel que aparece en la portada de un programa anunciador de un concierto solidario realizado en diversas localidades mineras asturianas. Victor Manuel ha tenido una trayectoria musical espectacular ganando muchos discos de oro y vendiendo millones de discos en España y en América. En la actualidad sigue en primera línea de la música pop.

En el programa, aparece una lámpara de seguridad tipo Wolf  donde se puede observar que el vaso y el redín no se ajustan bien a la coraza, lo que induce a pensar que esa lámpara carece de aro tamizador y de cazoleta. El encendedor vertical lo lleva.

Victor Manuel es un poco mayor que yo, pero no lo suficiente para haber tenido una infancia  muy diferente en nuestra villa natal, aunque nuestro círculo de amigos sí lo era por esta diferencia de edad. Ambos vivíamos en el barrio de San Pedro de Mieres. Coincidíamos a diario en nuestras actividades colegiales en la Academia Lastra, regida por la conocida e "implacable" Doña Concha. También teníamos algunas actividades comunes domingueras, aunque nunca juntos.

En esta actividad de estudios de bachiller, inciada cuando teníamos nueve años en la Academia Lastra, Doña Concha tenía por costumbre, cuando a lo largo de la semana hacíamos alguna travesura, no sabíamos la lección, faltaban deberes por hacer o simplemente teníamos demasiadas faltas de ortografía, castigarnos a asistir el sábado a las nueve de la mañana, día que no había clase, a estar con ella toda la mañana. Las veces que a mí me tocó ir al aula más grande de la Academia, nunca era el grupo inferior a cincuenta "elegidos".

Cuando habíamos recuperado el trabajo, lo comprobaba y nos dejaba marchar o nos daba para atrás y entonces, había que volver al sitio hasta el final de la jornada. Siempre me llamó la atención y recordaba esos sábados según  íba teniendo más edad, a la vez que disfrutaba tarareando, como todos los asturianos en general y los mierenses en particular, los éxitos de nuestro paisano ya asentado en Madrid, por una circunstancia: Doña Concha nos parecía que tenía "mala uva" y he de reconocer que al que sentenciaba como estudiante... rara vez se equivocaba. 

Victor Manuel fue uno de los que tuvo que escucharla con frecuencia decir su profecía estudiantil: "Tu, riquín, na de na... na de na...". Siempre he tenido ganas de preguntarle si, estos comentarios le afectaron. Yo opino que no, porque desde que marchó a Madrid triunfó enseguida y no se olvidó de nombrarla en sus recientes memorias publicadas.

También coincidíamos los domingos en misa. Entonces era casi obligado aistir. Inicialmente el templo de San Pedro no exitía y la ceremonia religiosa se realizaba en un aula del Colegio de San Pedro.  Se inauguró muy pronto la nueva iglesia cuando llegó de párroco D. Benigno Pérez Silva. Con siete años yo hice la Primera Comunión en el actual recinto recién construido. Se formó un coro que cantaba en las ceremonias acompañado por un armonio situado en la parte izquierda de la entrada al templo. Uno de los componentes era amigo de la familia y por eso me acercaba en numerosas ocasiones para estar cerca de ellos. Otra de las voces del coro era la de Victor Manuel... Hace poco he tenido en mis manos una fotografía realizada en uno de esos momentos donde aparece el grupo con todos sus componentes.         

Publicar un comentario