PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 18 de abril de 2008

LA ESTATUA DEL PENITENTE

Estatua del Penitente en la Escuela de Minas de Madrid.
El penitente era un penado, que para redimir su condena penetraba el primero en la mina llevando una pértiga o un palo encendido en la mano, con la intención de quemar los gases inflamables. Iba cubierto de sacos muy bastos y empapados en agua para evitar las quemaduras que le produciría el gas al inflamarse.

A partir de 1650 en Inglaterra y posteriormente en España, concretamente en las minas de Palencia y Villanueva del Río en Sevilla, hay constancia del empleo de estas personas con tal fin y que en innumerables ocasiones perdían la vida en el desempeño de su labor.

Generalmente en las minas con gases inflamables entraba una hora antes que el resto de los mineros y recorría las galerías. Esta misma operación se repetía por la tarde.

En la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid existe una escultura dedicada a la figura del penitente. Esta tétrica escultura estuvo ubicada hasta 1950 en lugar privilegiado de la Escuela, una vez que accedes a su interior.

La primera vez que intenté localizarla en la Escuela, muchos de los funcionarios a quienes pregunté dónde se encontraba, desconocían su existencia y por tanto su paradero. Está en estos momentos colocada en una repisa en un laboratorio.

No soy la persona adecuada para recomendar, ni sugerir, dónde debe de estar dicha escultura, pero entre el lugar donde estuvo muchos años y el lugar donde está ahora, creo que hay un término medio.

Su arriesgada labor, que el penitente pagó muchas veces con su propia vida, era reconocida y respetada por el resto de los mineros de la explotación, pues su seguridad, desgraciadamente dependía de cómo éste realizara su labor.

Toda la información referente a esta figura minera está recogida ampliamente en mi trabajo Luces en las minas de Asturias. Pág. 55, 56 y 57.
Publicar un comentario