PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 13 de enero de 2009

LAS REALES FÁBRICAS DE SARGADELOS Y LA REAL COMPAÑÍA ASTURIANA DE MINAS. A través de la correspondencia. (24- Final)

No procede ahora hacer una valoración pormenorizada del contenido de las cartas, que corresponde a los intereses de cada lector, que se inicia con una escrita por Ana Ibáñez el 13 de enero de 1837, haciendo de intermediario Guillermo Schulz, y termina con otra de Carlos Ibáñez de 1 de abril de 1857, en la que el mismo personaje hace de intermediario entre las dos compañías, en la que anuncia que estaba en liquidación la Sociedad Luís de la Riva y Cª.
Son veinte años de actividad en la que se puede ver los esfuerzos que hacía Ramón Cayetano Ramos, administrador de Sargadelos, para reducir costes y poder sobrevivir debido a “los inmensos gastos que a esta Empresa ocasiona el mucho combustible mineral y demás primeras materias que necesita para su fábrica”(1849), y que el autor distribuye en varios apartados, pero si podemos adelantar que confirma, aclara o descubre aspectos poco claros o desconocidos de la fase más pujante de las fábricas de siderurgia y de loza de Sargadelos.
Pero además, por si esto fuera poco, contiene una larga lista de barcos y capitanes, con base en los puertos gallegos y asturianos, que suponemos de gran interés para el estudio de la navegación de cabotaje en el Cantábrico. Por todo ello felicitamos tanto al autor del trabajo como a la Diputación Provincial de Lugo por su publicación, por lo que supone de aportación a la historiografía de las Reales Fábricas de Sargadelos, símbolo de la frustración de unos pocos, pero ilusionados capitalistas gallegos, que empeñados en conseguir que Galicia entrase con todas las consecuencias en un proceso de industrialización y modernización, se vieron incapaces de sostener aquellas empresas sin ver peligrar su patrimonio familiar, convirtiendo su fracaso personal en un fracaso colectivo que durante casi un siglo pesó como una losa sobre la conciencia de los gallegos y sobre nuestro desarrollo.
Adolfo de Abel Vilela
Publicar un comentario