PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 5 de mayo de 2009

INTENTA LOCALIZAR UN CANDIL EN LA FOTO


Cuando estás en Alicante, es obligado visitar los diversos mercadillos dominicales que hay por casi todas las poblaciones importantes incluida la capital, y que suelen coincidir, como en todas partes de España, los domingos por la mañana. Esta norma no la cumple el lugar del que voy a hablar hoy, situado en las afueras de Benidorm, ya que salvo los lunes, siempre hay actividad.

Conozco a este anticuario hace muy años. Es una persona muy agradable, siempre se esmera en ayudarme a localizar todas las lámparas, candiles y carburos que sepa que tengan cualquiera de sus colegas en El Cisne o sus proximidades. En este establecimiento hay varias tiendas de antigüedades juntas y un mercadillo todos los sábados y domingos.

Se encargó de distribuir ejemplares de mi primer libro Luces en las minas de Asturias entre anticuarios de la zona. Muchos de ellos no eran españoles, pero fueron quienes acogieron con mucho gusto mi primer trabajo y desde allí los llevaron enseguida a los aficionados a las lámparas de mina de sus países.

Yo siempre le digo que se nota que no tiene envidia a nadie, ni de nadie. Siempre me contesta que sólo tiene un vicio, que es estar comprando siempre cosas. Ese día tenía encima de la mesa 14 piezas. Le prometí que le iba a poner su foto en Internet, a pesar de que él no es habitual de la red, ya que por la pinta que tiene con el sombrero, se lo merece. No obstante, estoy seguro que alguien que lo reconozca leerá estas líneas y se lo hará saber.

Por mi parte tenía un problema añadido. No sabía cómo iba a buscar argumentos, para no defraudar con una foto como la de hoy a los lectores habituales de este blog; es decir, poner algo que no tenga nada que ver con la iluminación.

Mira por donde, me acordé del candil de pico de pato que tuve en mi mano en su tienda y que le faltaba la candileja. También conservaba aún otro candil de carburo americano de los que los mineros americanos colocaban en el sombrero. Ya hace tiempo que me lo había ofrecido, pero yo ya lo tengo, y aún seguía a la venta.

Después, al mirar con más detenimiento la foto, entre todas las cosas que en ella aparecen, se puede comprobar en la parte superior de la fotografía que hay medio candil de pico de pato colgado encima de su cabeza. ¿Te has dado cuenta de ese detalle?

Publicar un comentario