PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

martes, 5 de enero de 2010

PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LUCES EN LAS MINAS DE ASTURIAS: CANDILES DE SAPO” por LUIS JESÚS LLANEZA (1)

En este acto tengo el gusto de presentar la obra “Candiles de sapo”, último volumen publicado por Alberto Vilela Campo, quien, en el último lustro, ha irrumpido de modo significativo en el menguado y alicorto panorama librero dedicado a la minería asturiana.

El autor, cuyo postrer trabajo presento hoy, es un mierense cincuentón (1954) que, a pesar de vivir en una villa eminentemente hullera y siderúrgica, nunca consideró en sus años jóvenes la posibilidad de participar activamente, en ningún aspecto, en la esfera minera que le rodeaba. Pero el micromundo minero tiene tal fuerza, posee tal capacidad de impregnación en nuestra sociedad zonal, es de tal magnitud, que consiguió integrar a nuestro personaje en el examen y reflexión de diversos aspectos del mismo, hasta tal extremo que hoy se ha convertido en uno de los ejes fundamentales de su actividad vital y, a la par, le ha permitido transformarse en una de las máximas autoridades nacionales en lamparería minera. El hecho, en sí, es perfectamente viable y el ejemplo está presente mas lo curioso, la anécdota enriquecedora y ejemplarizante es el modo de acceso a dicho interés.

Permítanme que antes de desvelar el interrogante planteado siga realizando un breve recorrido por la trayectoria vital del autor que servirá para acercarnos al fin propuesto. Siguiendo la llamada vocacional cursa estudios de Magisterio en la Universidad de Oviedo y, al finalizar éstos, es destinado a prestar servicios docentes en la escuela de Agüeria, sita en el concejo de Aller. En aquel tiempo sus inquietudes, sus preocupaciones e intereses, se decantaban por la etnografía regional, asignadas, en particular, a la búsqueda y catalogación de componentes característicos del habitat de la sociedad rural asturiana, plasmada en objetos y componentes de uso más común. La atención a estas inclinaciones se cumplimentaba mediante excursiones científicas, realizadas los fines de semana, en compañía de un minero jubilado de Piñeres (Aller) a diversos parajes de la geografía asturiana.

En sus visitas a las casas rurales y, en particular, a domicilios mineros, Alberto denota que candiles y lámparas de mina, ocupan lugar preferente y honorífico en el mobiliario de dichas viviendas, hecho que concita su interés por la cuestión. Su acompañante, buen minero, es un ferviente y agradecido admirador de la lámpara minera, compañera inseparable y herramienta obligatoriamente necesaria de su antiguo trabajo. El será su instructor en el mundo de las luminarias, su iniciador en el conocimiento de los diversos modelos, en la distinción de los componentes de cada uno de ellos, en el modo más adecuado de su limpieza y conservación. Vilela llega a la mina por uno de sus adminículos, de los más humildes y menos estudiados pero de los más importantes y necesarios.

Sigue…



Publicar un comentario