PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

jueves, 11 de febrero de 2010

¿SOSPECHOSO?


Aparentemente es un piezón. Un comerciante solvente me lo ofreció en una feria en Francia, mostrándome además en mi libro Luces en las minas de Asturias uno de estos candiles oscilantes.

Ya he comentado que todo lo que aparece en mis libros, desgraciadamente lo tienen muy en cuenta fuera de España a la hora de valorar las piezas.

En esta ocasión no piqué. Con riesgo a equivocarme con ellos, comentaré mis argumentos:

Una lámpara por muy de hierro que sea, anterior a 1880, no puede tener la piquera inmaculada como si hubiese salido de casa de un tornero, la víspera. Lo normal es que tuviese arañazos, golpes, magulladuras,… en fín, lo que el paso de los años no deja sólo en los rostros de las personas, también ocurre algo parecido con las cosas que utilizamos.

Otro argumento que debo añadir es que el lugar donde se puede incrustar un mango, está soldado y en la fecha de su fabricación, creo que no se empleaba este tipo de soldadura.

Ni que decir tiene que el candil se vendió, pero estoy seguro que en el Reino Unido los hay auténticos, pues para mí éste no lo era.

Publicar un comentario