PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 31 de enero de 2011

TRISTE, PERO MUY ACOMPAÑADA


Ya no se cuando, pues ha transcurrido bastante tiempo, escribía una pequeña serie en el blog sobre las lámparas de mina de todo tipo que estaban expuestas al público en mi villa; bien en el interior de algún establecimiento o en algún escaparate.

En aquel momento pensé que las tenía todas controladas. Craso error. Al menos quedaba una en el casco urbano de Mieres a la vista de todos.

Cuando me di cuenta de su presencia comprobé que se trataba de un excelente ejemplar de lámpara de seguridad de coraza con agujeros triangulares, tipo Wolf, fabricada por la firma Adaro de Gijón, que está electrificada para tener con esa finalidad una segunda vida fuera de la mina. En este caso también sirve para decorar la entrada exterior de un establecimiento.

No comento el lugar exacto donde se puede ver aún hoy, esperando que lo siga estando por mucho tiempo, aunque en los tiempos actuales… todo puede ocurrir.

Por estar en lugar de paso obligado para la gente de la villa de Teodoro Cuesta, aunque esté triste porque el paso del tiempo lo acusa su carrocería, está diariamente muy acompañada por transeúntes.
Publicar un comentario