PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

viernes, 18 de marzo de 2011

UNA TENTACIÓN: PERO…



La imagen de hoy aparentemente nada atractiva, si no se amplia la foto, recoge una caja repleta de lucernas romanas del último periodo.

Su procedencia, según me comentó el vendedor que me la ofreció en la Feria de minerales de Oviedo, es un país de los que hasta hace escasos años llamábamos del Este de Europa.

Me dijo que disponía de factura y que me podría extender otra a mi nombre: Una tentación.

No obstante, como fulminado por la luz de uno de los focos que apuntaba hacia los cristales de una bella piedra, recordé que en España no se está autorizado legalmente a disponer objetos anteriores a 1492. Hay conocidas casas de subastas en Madrid o Barcelona que las venden y nadie se mete con ellas…

Pero, recuerdo, allá por el año 2003, fui al yacimiento de la Alcudia en Elche, Alicante, en busca de imágenes de lucernas para mi primera obra Luces en las minas (2005); en Asturias sólo había visto dos en el Museo Arqueológico Provincial, y ya las tenía. Parte de estas imágenes aparecen también en las ilustraciones de Luces en las minas de Asturias: Candiles de sapo (2009). La arqueóloga, cuyo nombre mi frágil memoria me impide mencionar, me acompañó por todas las dependencias, puso al alcance del objetivo de mi cámara aquello que me gustaba y lo que me iba sugiriendo como importante e imprescindible. Realizado el reportaje me llevó al lugar donde estaban excavando en aquellos momentos. Dio la casualidad que en mi presencia sacaron una lucerna, en fragmentos, cuyas fotos aparecen en la mencionada obra. Casi todas las excelentes piezas que afloraban en el yacimiento, están rotas. Mi pregunta, como no podía ser de otra forma fue: ¿Qué opina de las lucernas que venden en subastas y otros lugares que están impecables? No dijo nada. Con el gesto que me hizo con la cabeza respondió a mi pregunta.
Publicar un comentario