PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

lunes, 24 de octubre de 2011

II Jornada de expertos en Patrimonio Industrial en Sabero, León (1)

















El pasado sábado tuve el gusto de asistir a la Jornada y como siempre que me ocurre cuando entro en la que fue Ferrería de San Blas, en Sabero, siento algo especial que me levanta el ánimo. Me volvió a ocurrir en esta ocasión.
Como llegamos algo tarde, fui acompañado por mi amigo Luis Jesús Llaneza, sólo pudimos asistir al coloquio de la primera ponencia del amigo , ingeniero e investigador, Roberto Matías. Una pena...
Continuó Eduardo Martínez, Presidente de la fundación Almadén "Francisco Villegas" y tras un breve receso para tomar un café la retomó primero, Esther Aparicio, responsable del Museo Nacional de la Energía, ubicado en Ponferrada, León y finalizó la jornada matinal Carlos Salvador, gerente del complejo minero de Puras de Villafranca, Burgos.
Después de un vino español donde degustamos las bondades de los embutidos leoneses y otras viandas, retomamos la Jornada escuchando a Marta Gatell, de Bilbao, restauradora y conservadora de documentos.
Eduardo nos fue detallando cómo desde una empresa privada, vendiendo el mercurio que había en Almadén han ido transformando las instalaciones de forma que el turismo sea su nuevo uso y todo lo realizado sobre la recuperación medioambiental. Esther, de forma muy amena, fue detallando el estado actual del Museo Nacional de la Energía, donde ya es posible visitar la central eléctrica y están en marcha el resto de instalaciones que se culminarán con un espectacular edificio, cuya maqueta me recordaba la mano del arquitecto Calatrava que albergará un jardín tropical, algunas de cuyas plantas ya se han traído y están en periodo de adaptación climática. Por último, Carlos nos puso al corriente como en una pequeña localidad que por entonces contaba con doce habitantes, Puras de Villafranca, se ha ido gestando un desarrollo de la zona, gracias a la recuperación para ser visitadas por medio de un pequeño ferrocarril minero, unas minas de manganeso que tuvieron sus inicios en el año 1799.
Al llegar al final de la exposición, en el turno de las preguntas, yo no estaba a gusto. Si bien Eduardo comentó que habían tenido mucha importancia las lámparas en la iluminación de las minas de Almadén; desde mi punto de vista en ninguna de las tres intervenciones, como desgraciadamente ocurre casi siempre en casos similares, los ponentes no valoran la importancia de la iluminación: Si no hubiera iluminación en los subterráneos no habría minería.
Entonces pregunté...
Sigue...





Publicar un comentario