PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 25 de enero de 2012

Despilfarro sin límite: Dinero abundante, técnicos ineptos, expertos muy bien pagados, museos y equipamientos cerrados por falta de contenido...



Residencia universitaria. Ubicada en el campus de Mieres, costó 4,1 millones de euros y lleva un año cerrada. Fernando geijo

Siguiendo en la dinámica de los días anteriores, no puedo cambiar de tema sin añadir a este blog el artículo publicado por Pablo Castaño, redactor del diario La Nueva España, a quién felicito y animo a que continúe poniendo de manifiesto hechos como los que nos relató este último domingo. Me gustaría, no obstante, preguntarle porqué empezó ahora y no antes, a poner de manifiesto estos hechos que tanto nos cabrean, de los que tenemos noticias desde hace mucho tiempo y nos sentimos impotentes para intentar remediarlo. Pero bueno, más vale tarde que nunca...
Continuaré mañana con otros y dejaré posteriormente el tema para no aburrir a mis lectores, porque me parece algo raro que ahora se hagan protagonistas a estos edificios y proyectos fantasmas, cuando hasta la fecha poco se han acordado de denunciarlos.




Escribió Pablo Castaño:
Los fondos mineros sin provecho
Los concejos de las Cuencas tienen siete equipamientos pagados con 15 millones de euros del plan del carbón que permanecen cerrados y empiezan a deteriorarse por falta de uso




El Principado descarta abrir el centro de la fauna, que costó 4,5 milones
Langreo / Mieres,Pablo CASTAÑO



Residencias universitarias sin estudiantes, centros de creación sin artistas, museos sin exposiciones, hoteles sin turistas, gimnasios sin deportistas y hasta hospitales de la fauna sin animales. Las Cuencas tienen siete grandes equipamientos construidos con casi 15 millones euros de fondos mineros que están cerrados y sin uso.



El recorte de partidas de los fondos mineros anunciado por el Gobierno del PP ha puesto en pie de guerra al Gobierno regional de Foro Asturias, a los partidos de la oposición, a los sindicatos mineros y a los ayuntamiento de las comarcas carboneras. Anteriormente, la mayoría de ellos se habían quejado de los retrasos en la gestión de los proyectos y en su ejecución, lo que lastraba la recuperación económica de las Cuencas, principal fin de los fondos mineros. Todos demandan más dinero y más velocidad. Sin embargo, llama la atención que muchas obras del plan de la minería que se han ejecutado en los últimos años con inversiones millonarias, y que están acabadas, no tienen de momento ningún uso. Son, hasta la fecha, monumentos de ladrillo al despilfarro.



l Residencia universitaria sin estudiantes. El anterior presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, inauguró hace un año la ampliación del campus universitario de Mieres, que incluía un edificio de investigación, parcialmente en uso actualmente, y una residencia de estudiantes en la que, de momento, no se ha alojado ni una persona. El equipamiento, de siete plantas, fue construido con 4,1 millones de euros de fondos mineros. El Principado ha cedido el edificio a la Universidad de Oviedo y la entidad académica afirma que no tiene personal para gestionarlo y que tampoco encuentra empresas que lo asuman porque reclaman unas garantías de ocupación que no puede ofrecer. Mientras tanto, las 102 habitaciones y ocho apartamentos totalmente equipados, y los comedores, cafetería, salas de estudios, biblioteca? acumulan polvo.



l Hotel sin turistas. El Ayuntamiento de Riosa está convencido de que el Angliru, la cima de las gestas ciclistas, es un filón turístico y para explotarlo desembolsó fondos mineros. Obtuvo tres millones del plan 1998-2005 y la mayoría los gastó en la construcción de un hotel en la falda del monte que lleva más de un año concluido (tras otros cuatro de obras) y que aún no ha sido inaugurado. Desde el Gobierno local se justifica el retraso porque las obras del Museo de la Biclicleta, situado en una parcela anexa, obstaculizan el acceso al equipamiento. En sus doce habitaciones aún no ha dormido nadie y el Ayuntamiento todavía no ha resuelto el modelo de gestión del hotel.



l Centro de creación sin artistas. El Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio pretende convertir la antigua sierra minera de El Trabanquín, en El Entrego, en un centro de encuentros para la creatividad. Para alojar a las musas se solicitaron más de un millón de euros y el pasado mes de agosto concluyeron las obras de acondicionamiento de la antigua nave industrial. De momento está vacía. El Ayuntamiento plantea ahora que sean los propios artistas quienes autogestionen las instalaciones pero hasta la fecha no ha cerrado el modelo de explotación.



l Pabellón sin deportistas. El Ayuntamiento de Aller gastó 720.000 euros de fondos mineros en la construcción de un polideportivo en Cabañaquinta. Dispone de una cancha deportiva cubierta, vestuarios y un gimnasio que solo fue utilizado hace un año por los políticos que asistieron a la inauguración y que se dejaron fotografiar pedaleando en las bicicletas estáticas y levantando pesas. El complejo está cerrado al público y sólo lo utilizan en parte los escolares de Cabañaquinta porque son los únicos que pueden entrar en él a través del colegio, de momento el único acceso. El Ayuntamiento tiene pendiente la construcción de una entrada para el público y decidir la fórmula de gestión de las instalaciones. Fuera del horario escolar, en el polideportivo no juega nadie.



l Hospital de la fauna sin animales. El Gobierno regional de Vicente Álvarez Areces quería relanzar el parque natural de Redes y para ello impulsó hace más de un lustro el proyecto del parque de la fauna, que tenía como equipamiento estrella un gran centro de recuperación de animales salvajes cerca de Ladines, en Sobrescobio. Este complejo, además de acoger a los ejemplares heridos, alojaría actividades científicas, de educación ambiental y turísticas, puesto que estaba prevista la construcción de un cercado para que los visitantes pudieron contemplar los animales que estaban en la última fase de recuperación. Era una especie de zoo ideado con el fin de que los turistas del parque de Redes no se perdieran por los bosques buscando especies salvajes. El edificio del hospital acabó de construirse en agosto de 2010 y costó más de 4,5 millones que salieron principalmente del cajón de los fondos mineros. El inmueble dispone de dependencias para la clínica de animales, quirófanos, sala de rayos X, laboratorios, espacios para jaulones de posoperatorio y de musculación de aves y mamíferos, un área administrativa, un aula de educación ambiental y un centro de información. El equipamiento sólo ha funcionado, en precario, durante unos meses para recuperar a «Lara», la osezna que fue hallada herida en Cangas del Narcea. Dejando a un lado esta intervención concreta, no ha habido más actividad en las instalaciones y el actual Gobierno regional de Francisco Álvarez-Cascos ha anunciado que «en el actual contexto económico no se ha planteado la puesta en funcionamiento de esta instalación por el gran coste que supondría».



l Museo sin exposición. El Museo de la lechería y los quesos de Asturias era el proyecto estrella de Morcín para captar turistas, pero de momento no ha atraído a ninguno. El centro, ubicado en las antiguas tolvas del pozo Montsacro de Hunosa, debería haberse concluido en 2007 pero las prórrogas y las desavenencias con la empresa constructora impidieron al ayuntamiento recepcionar la obra, con un presupuesto de 1,1 millones de euros, hasta hace un año. Tampoco había demasiada prisa porque no había fondos para equiparlo. La mesa regional de la minería acordó el pasado año destinar otros 800.000 euros de fondos mineros para darle contenido al museo. Una de esas partidas que ahora son papel mojado en el escenario de recortes anunciado por el Gobierno del PP. El ayuntamiento de Morcín da casi por perdidos esos fondos y busca colaboración de empresas privadas del sector lácteo para abrirlo.



l Centro sin interpretación. El proyecto para convertir las antiguas minas de montaña de Coto Musel en un ecomuseo fue planteado hace más de tres lustros por el Ayuntamiento de Laviana. Finalmente, y con ayudas de fondos mineros, el proyecto se puso en marcha en 2009 con la mejora de los accesos, la rehabilitación de bocaminas y la reconstrucción de la antigua casa de aseos, que debería convertirse en el centro de interpretación de la mina de montaña. Estas obras, consideradas la primera fase del ecomuseo, dispusieron de 900.000 euros del plan de la minería y finalizaron a finales de 2010. Ha pasado más de un año y el edificio recuperado está vacío e incluso ya tiene goteras.




http://www.lne.es/cuencas/2012/01/22/fondos-mineros-provecho/1187676.html
Publicar un comentario