PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

miércoles, 4 de abril de 2012

Otra penitencia. ¿Por qué?



El rehabilitado castillete del pozo San José. j. r.

silveira

Como estamos en Semana Santa, he reservado este comentario para un día tan señalado como hoy, pese a haber sido publicado este artículo, motivo de mi comentario, el 23 de marzo pasado en el diario La Nueva España de Oviedo.

Por mi mente pasó la idea de poner otro título a esta preciosa imagen del castillete, concretamente: ¿Por qué se gastan lo que no tienen?; pero te dejo a tí, amigo lector, que leas la noticia y la califiques como te parezca.

Publicaba este diario regional de Asturias:


El Principado reclama al Ayuntamiento el coste de la rehabilitación del pozo San José
El gobierno local descubre que la obra, que debía sufragarse con un millón de euros del plan complementario, no está recogida en ningún presupuesto
 
 
Mieres del Camino, David MONTAÑÉS El Ayuntamiento de Mieres deberá asumir el coste de la rehabilitación del pozo San José, una actuación ejecutada entre 2009 y 2010 con un presupuesto de 931.326 euros y que está vacía de contenido. En principio, las obras debían financiarse con fondos del plan complementario de las Cuencas y dentro del ámbito del proyecto denominado «Turón centro». El actual Gobierno local (IU), no obstante, ha constatado que el Principado «nunca aprobó una partida específica» para abordar la recuperación de este equipamiento minero. Según los responsables municipales consultados por este diario, las labores de rehabilitación se ejecutaron «fuera de plazo», por lo que la inversión inicialmente pactada quedó sin cobertura. El Ayuntamiento de Mieres tiene un grave problema con el pozo San José. El equipo de Gobierno de Aníbal Vázquez se percató hace meses de que la rehabilitación de la vieja explotación turonesa, propiedad de Hunosa, no contaba con ningún tipo de respaldo en cuanto a su financiación. El alcalde, Aníbal Vázquez, se puso entonces en contacto con la administración regional y llegó incluso a tratar personalmente este asunto con el presidente del Principado, Francisco Álvarez-Cascos. «Nos confirmaron que no tenían constancia de ningún tipo de presupuesto para esa obra», puntualizó el regidor. Se abrió entonces una negociación para intentar buscar una solución. La convocatoria de elecciones anticipadas ha supuesto que la posibilidad de encontrar una salida a este entuerto que resulte beneficiosa para el Consistorio se haya vuelto inalcanzable. Así las cosas, el Ayuntamiento de Mieres deberá asumir el pago del millón de euros que costó la reforma del pozo San José. Parte de este dinero ya está incluso abonado a la empresa adjudicataria. Mientras las deudas con los proveedores estrangulan las finanzas municipales, el Gobierno local se ha encontrado con un «regalo» envenenado. El proyecto de rehabilitación del emblemático pozo turonés fue redactado con la supervisión de la Consejería de Cultura del Gobierno del Principado. La obra se adjudicó en marzo de 2009 y el entonces gobierno socialista de Mieres afirmó que la actuación se pagaría con fondos del plan complementario de las Cuencas. Tres años después, ni el Ayuntamiento ni el Principado saben nada del citado convenio. Los gestores de IU sospechan que el proyecto pudo estar incluido inicialmente en la actuación «Turón centro», que concluyó en 2005. No obstante, nadie sabe nada con certeza. «Lo único que tenemos claro es que el Ayuntamiento licitó, adjudicó y desarrolló una actuación sin tener previamente atada la financiación», puntualizaron los portavoces del Gobierno local consultados por este diario. Y añadieron: «Desconocemos que tipo de acuerdo alcanzaron los dirigentes locales y regionales del PSOE, pero lo que es innegable es que no dejaron nada firmado». A estas alturas el Ayuntamiento ya tiene casi asumido que deberá correr con los gastos de la rehabilitación del pozo San José, una obra que además no ofrecerá rendimiento. El Gobierno de IU ya anunció el pasado mes de septiembre que renunciaba a la gestión del equipamiento, alegando que el Consistorio no disponía de dinero para afrontar el mantenimiento de la instalación (una de las joyas del patrimonio industrial de las Cuencas y que se iba a convertir en centro sociocultural). Sus antecesores no dejaron perfilados los contenidos. De esta forma, Mieres se ha gastado un millón de euros en rehabilitar un pozo de Hunosa que no tendrá uso.
Publicar un comentario