PUBLICACIONES

http://lucesenlasminas.com/

jueves, 5 de abril de 2012

"El Comandante Minero" y la religión


Foto gentileza de José Luis Gómez



La suegra de Noelia se llamaba Lita. Era muy religiosa y aprovechó mi estancia para tratar de convertirme en creyente de la iglesia católica. Le hablaba con toda sinceridad. Le exponía mis puntos de vista sobre lo que entendía y lo que me remordía la conciencia de la iglesia de Roma y sus pastores; en quienes, por necesidad, dejé de confiar hacía mucho tiempo. Se expresaba muy bien. Tuvimos largas, intensas y serias conversaciones sobre estos temas. Hizo todo lo que pudo por convencerme. Me facilitó libros religiosos entre ellos El Mártir de Golgona que trataba sobre la vida de la Virgen María, cuando sus padres Joaquín y Ana la internaron en el colegio de Sion. Leí ese libro dos veces y también el Viejo y el Nuevo Testamento.


No encontré en ellos nada capaz de convencerme. Mis creencias siguieron siendo idénticas a las que tenía, creyendo en Jesucristo como hombre, pero no como Dios. Nunca he pretendido convencer a nadie sobre ello, ni creerme en posesión de la verdad. Tampoco tiene mayor importancia, se trata de una simple creencia personal. Tomo en consideración todo cuanto hizo en vida Jesucristo y también creo que fue preciso, en su tiempo, sembrar el temor en los reyes como Herodes, que sin posibilidad de sustituirlos, eran dueños de todo. Soy de los que creo que después de la muerte no hay nada más. Venimos al mundo de la materia y a la materia volvemos.


Conozco algunas frases del Capital de Carlos Marx, que nunca leí, pero en cambio recito algunas de sus frases relacionadas con la emancipación de los trabajadores, que se conseguirá a base de nuestro esfuerzo y unión, si queremos realmente conseguirlo.



Publicar un comentario